Azael de Jesús Ramírez, toda una institución

Azael de Jesús Ramírez es un técnico dental y un consagrado escritor nogenario (95 años de edad), quien todavía anda en su Villanueva querida pedaleando la bicicleta y con una pasmosa capacidad intelectual, quien llegó procedente de Restrepo Valle por cosas del destino al departamento de La Guajira, en el año de 1954 haciendo su primera escala en Fonseca, quien en compañía de otro joven riohachero de apellido Robles se había establecido en la tierra exótica del retorno como técnicos dentales y allí llegó un día un joven de escasos 23 años de edad a que le hicieran un trabajo, llamado Reyes Zabaleta (el padre de los médicos Rafael y Reyes Zabaleta Romero) y los entusiasmó de que en las poblaciones de El Molino, Villanueva y Urumita solo existía un odontólogo y que no le alcanzaba el tiempo para atender la clientela y que además en El Molino existían muchachas bonitas y ellos ni cortos ni perezosos tomaron todos sus enseres de trabajo y sus corotos y se establecieron en la bella población de El Molino. El joven Azael de Jesús Ramírez apenas contaba con 21 años de edad, nacido el 22 de agosto de 1925.

Allí en El Molino conoció una bella molinera la prima Ilsa Arias Montero (hija de Eugenio Arias, sobrino del abuelo Encarnación Arias) y tras un romance de 6 meses, la pidió en matrimonio ante la sorpresa de la familia de ella que un cachaco pidiera su mano y como estaban desconfiados y extrañados puso un plazo de una semana y el domingo de esas calendas, la sorpresa fue para él ya que toda la familia Arias Montero se encontraba reunida y aprobaba de una vez por todas la boda del cachaco y la dama molinera. Y el casorio fue con todas las de la ley y con la concurrencia de las personalidades de la época de las poblaciones de El Molino, Villanueva y Urumita. Después se trasladaron a Villanueva donde procrearon una excelente familia, donde se destacan Walter, Edwin, y Jesús quien fue concejal por este municipio, uno de los profesionales brillantes con que cuenta Villanueva en el exterior, en Perú, donde brilla con luz propia. De ahí en adelante don Jesús Ramírez se consagró como un buen profesional de la odontología, agente cívico y un consagrado dirigente liberal.

¿Pero cuando surge el escritor? Ya con treinta años encima y como persona cívica que lo ha caracterizado hasta el día de hoy, le solicitaron las personas religiosas de la época entre ellas Carmen González (recientemente fallecida) que le hiciera un artículo al patricio Juan de La Cruz Velásquez que por más de cincuenta años había sido el alma delas fiestas de las cruces en Villanueva y que se encontraba en plena decadencia física y financiera y en esa época recogieron entre la población ocho pesos (que era mucha plata) y el artículo lo envió a Riohacha al “imparcial Guajiro” de propiedad de la familia Abuchaibe y el artículo gustó tanto que lo felicitaron y fue su columnista por muchos años. Allí en esa primera impresión surgió el escritor y periodista empírico que ha enorgullecido a Villanueva y especialmente a La Guajira.

Azael de Jesús Ramírez continuó su camino exitoso como escritor y producto de ello es que ha contribuido con la historia de nuestro Departamento al plasmar quince monografías de los quince municipios que constituyen nuestro ente territorial. Además ocupa un puesto en la academia de historia de La Guajira y escribió otro libro exitoso llamado ‘La mitología Wayuu’ y además tiene otro inédito sobre los Chimilas. Este escritor octogenario que se ganó el cariño de Villanueva y se quedó para siempre en nuestro pueblo ha sido un multifacético, ya que además es un consagrado arqueólogo, quien creó el único museo arqueológico que ha existido en Villanueva. Un reconocimiento más que merecido a este cachaco que se volvió villanuevero y que ha dado lo mejor de sí por este pedazo de patria que lo acogió con cariño y con fraternidad. El 22 de agosto del 2019 arribó a sus 95 años, con plena lucidez mental y es más está preparando la actualización de la monografía de Villanueva, bendito sea mi Dios. Una de las avenidas de Villanueva lleva su nombre, como reconocimiento a la gallardía y a la institucionalidad que representa don Azael de Jesús Ramírez en este municipio sureño. Aplausos para él por todo lo aportado a la literatura, a las artes y a la investigación.