‘Beto’ Baquero: deber cumplido

Yo digo con Juan Gossain que el verdadero periodista es una especie de notario público que va registrando la historia de cada día, con sus grandezas y miserias, sus hechos solemnes, pero también sus pequeñeces, el oro puro junto a la escoria.

Y, como los notarios, no se limita a registrarlos, también da fe de ellos para la posterioridad. Y, conociendo como conozco bien a mi hermano Luis Alberto ‘Beto’ Baquero Daza, puedo dar fe de sus cualidades humanas, en especial de su nobleza de espíritu, de su carácter y personalidad, como fue formado en su hogar interregenimo lejos de chismes y habladurías, conserjes, odios mal sanos y querellas de cualquier índole. En su hogar siempre he observado trabajar de manera honrada, productividad en el campo y superación de todos sus hermanos.

Churchill, solía repetir que la política es el arte supremo de la realidad. La realidad que estuvo viviendo Villanueva en estos cuatro años que acaban de pasar, fue de cambios administrativos, de obras por doquier, de prudencia en el manejo de la cosa pública. Hoy vemos a una Villanueva cambiada de manera positiva en todos los frentes. Un desarrollo incógnito gracias en gran parte a las corrientes migratorias del interior del país y a muchos villanueveros que están desarrollando emprendimiento en bien de su pueblo. Como dice el adagio popular, obras son amores.

Con esa nobleza que caracteriza a ‘Beto’ Baquero Daza soñó en su administración que acaba de terminar, con una Villanueva más participativa en sus decisiones como lo demostró con sus hechos en la contienda política. Soñó con un verdadero desarrollo que llegara a todos sin distingo de clases y mucho menos de ideologías, y en parte lo logró. Soñó con un verdadero cambio en sus políticas públicas, de consejos donde las oportunidades se dieran con sindéresis y ecuanimidad para ir de la mano de la comunidad y que se aplicara el modelo de doble horquilla de la periferia hacia el centro o de afuera hacia adentro y lo demostró con realidades y la comunidad villanuevera puede dar fe de ello. Soñó que hubiera una reivindicación de la tolerancia, que la conciliación entre unos y otros fuera total, para que jalonemos todos hacia una misma dirección y hacia el mismo punto que es el verdadero desarrollo de Villanueva y avanzó bastante en ese tema. En su administración no miró por el retrovisor y mucho menos sin rencillas y sin odios paganos, sin egoísmos y sin la envidia que nos ha venido carcomiendo los cimientos de nuestro yo y nos ha afectado tanto que hemos visto ya los resultados: una violencia que casi acaba con nuestro pueblo y un post conflicto de esa violencia que vivimos que en gran parte no ha sido superada, porque el Estado colombiano se durmió en sus laureles y no hizo el acompañamiento que tenía que hacer en el momento preciso y apropiado.

‘Beto’ Baquero Daza soñó con una administración de puertas abiertas y de la mano de su pueblo querido, demostrándoles a propios y extraños que cuando el corazón está libre de odios y rencores se puede reconstruir un pueblo con esa grandeza espiritual y con un buen programa de gobierno, que vaya direccionado hacia las necesidades más apremiantes y hacia un verdadero desarrollo sostenible, gerenciando de manera acertada lo que la comunidad en sus treinta y dos barrios, le manifestó en la campaña electoral en el año 2015, de cómo debía ser concebido su programa de gobierno y así lo hizo con su equipo interdisciplinario y lo plasmó, y fácil, así es la política, se debe hacer lo que el pueblo quiere de manera sencilla, sin faraonismo y mucho menos sin lentejuelas de adoquines traducidos en mentiras verdaderas. Programa de gobierno que lo plasmó en su plan de desarrollo y lo cumplió en gran parte.

La obras hablan por sí solas, la parte cultural y los programas sociales que desarrolló en su administración fueron con el apoyo de la comunidad, los programas de familias en acción ocuparon los primeros lugares a nivel departamental y los programas de adulto mayor fueron fortalecidos, dándole un verdadero cambio a la casa del abuelo, sin tanta lenguará en nuestra Emisora Viva FM, les demostró al pueblo que no siempre el que más botafuego usa con su lengua es el más exitoso, sino el que con un buen equipo de trabajo, una buena planeación y un norte definido, se logran los objetivos y se llega a puerto seguro. Luis Alberto ‘Beto’ Baquero Daza, salió por la puerta grande con el deber cumplido como buen administrador de la cosa pública y ante todo con un fe puesta en Dios, quien fue su escudero y su protector en su cuatrienio que acaba de finalizar.