Bienvenido a ‘Tierra Grata’

primero asesinaron a Efraín Morón Cotes, un crimen atroz y una viuda con cuatro hijos pequeños huérfanos, Olaris Morón; después en pleno despacho de su Alcaldía cayó Hernán Morón Mieles, le siguió el distinguido profesional e inolvidable Gonzalo Meza e Hilva Morón Cuello, con tres pequeños hijos aumentó el número de viudas y para terminar asesinaron a César Emilio Morón, hijo de Manuel María, el dueño de ‘Tierra Grata’ y otra vez la desgracia recayó en Gladys Morón Cuello, que quedó en el mundo con cuatro hijas en orfandad y fue entonces cuando alguien dijo, “falta José Aponte, el marido de Mercy Morón Cuello, a ese también lo matan”, afortunadamente se fue el primero que yo y debe de estar en el infierno por estarle deseando la muerte al prójimo.

Hoy, señor presidente, nuevamente la desgracia toca la puerta de la familia Morón, en los Morón Cuello, cuando sicarios asesinos, atentaron contra la vida del distinguido profesional Álvaro Morón Cuello, a quien usted debe conocer, hermano de Carlos Morón Cuello, candidato a la Gobernación del Cesar por su partido el Centro Democrático, afortunadamente no lograron su propósito, porque no era su día, pero el pepazo que le pegaron en el pecho fue para matarlo y casi queda Elaine viuda y Nando, Álvaro, Juanca y María Laura huérfanos, porque se salvó de milagro.

Ahora la tragedia es otra: Álvaro no tiene armas, nunca las ha usado ni sabe manejarlas, no tiene guarda espaldas que son muy costosos y no tiene como pagarlos, no tiene un carro blindado porque vale mucho y de ‘ñapa’ está desprotegido y no sabe cómo hacer para salir a trabajar y mantener a su familia.

Señor presidente, intervenga y no permita que el atentado contra el doctor Álvaro Morón Cuello que quedó truncado, se consuma por falta de protección estatal y ordene, pero ya señor presidente, con todo respeto, que la Unidad de Protección o como se llame, garantice que Álvaro lleve una vida no normal que no la volverá a tener, sino al menos segura y un poco tranquila. La familia Morón Cuello, de la cual hago parte, le quedaremos eternamente agradecidos por su oportuna y decidida colaboración.

Y aprovecho para recordarle algo, que ya lo hice y todavía no he obtenido respuesta: aquí en Valledupar en el Centro de Convenciones Crispín Villazón de Armas le oí decir muy emocionado que lo primero que haría como presidente sería eliminar la Cifín o no sé qué, la famosa guillotina de Datacrédito o lista tenebrosa de todas las personas que por algún motivo incumplieran las obligaciones financieras. ¿Eso fue una promesa de campaña? No lo creo, usted no es hombre de eso y lo está demostrando, los reportados le suplicamos que se acuerde y elimine esa pena de muerte que en Colombia no existe para ninguno.