Buena esa José Alfredo

Dentro de este maremágnum de vainas que pasaron, la noticia más sorpresiva e impactante fue el jonronazo, el triunfo contundente y sorpresivo para muchos de ‘El Mello’, ya que era cantada la victoria de Ernesto Orozco, pero en política nada está escrito hasta cuando no pasen las elecciones.

Lo demás fue normal, a la Asamblea llegaron los favoritos, los protegidos de gamonales y arrimados a frondosos caracolíes y los que ya con el tiempo han consolidado un buen caudal electoral propio, como es el caso de Camilo Lacouture, que sin el apoyo de ‘Ape’ Cuello, mantiene su curul por el conservatismo y como que le llegó la hora de sacudirse y si es verdad que quiere ser alcalde del Valle o Gobernador del Cesar, debe hacer lo que hizo ‘El Mello’, con cojones e independencia y resultados que estamos viendo.

Lo mismo pasó con los concejales, no hubo sorpresa y tendidos en la arena quedaron una buena cantidad de ilusos que no sabían que para llegar al Concejo hay que vencer muchos obstáculos, que no es cosa fácil. De la Gobernación ni hablar, eso lo sabía todo mundo y nuevamente Monsalvo gana, le deseo éxitos y le llegó la hora de dejar de ser ‘El Nene’, el hijo del ‘Muñe’ o mimado de Cielo y proyectarse como el hombre político que realmente es, pues tiene mucho dinero, eso dicen, no me consta, buena formación académica, buena pinta, juventud e inmensas ganas de echar pa´ lante para que en el futuro lo veamos brillar en las altas esferas nacionales o internacionales.

Para distinguir la extraordinaria votación del Centro Democrático reflejada en esa aguerrida y brillante mujer Claudia Margarita Zuleta Murgas, quien también tiene que dejar de ser “la hija de Poncho” y en la Asamblea hacer historia convirtiéndose no en una diputada más, sino en una verdadera vigilante de los recursos del Cesar y de las actuaciones del gobernador ayudándolo a hacer una administración que los cesarenses recuerden por sus obras, ni una más incompleta. ¿Qué otro partido le aportó a su candidata 100.000 votos?

Tengo que destacar la conducta y postura asumida por nuestro gobernador Franco Ovalle en este debate electoral: ejemplar e imparcial, no hay una queja a pesar de que hubo candidato afines unos y consanguíneos otros que esperaban que los sacara con su concurso y se quedaron quecos. Felicitaciones gobernador, así es como deben de comportarse los funcionarios públicos para que no se diga, como se dice del ‘Tuto’ que salieron estruendosamente derrotados, ojalá todo el mundo siguiera ese ejemplo.

Y por último, casi se me olvida, ¡qué horror y que injusticia la mía! felicitar al senador José Alfredo Gnecco que fue el absoluto vencedor de la contienda electoral que acaba de pasar, se despachó con todo, pero especialmente con el batatazo del alcalde ‘El Mello’, que solitario se lo echó a la espalda, cuando más lo necesitaba, porque cuando llegó tanta gente, que se necesitó, ya las cosas estaban definidas, pues ‘El Mello’ ya no iba, sino que había llegado victorioso con su concurso. Buena esa José Alfredo.