Camarones, municipio ya

Por Byron Miguel Barros Mejía

“Hay un pueblo chiquito y bonito que queda a orillas de la Troncal, cerquita de la capital y es cuna del Luis A. ‘Negro’ Robles y Padilla, a ese pueblo lo salva que queda cerca del mar Caribe. Casi toda la gente de este corregimiento son pescadores, unos trabajan en el puerto, otros en la mina mientras los demás pescan todo el tiempo en la salina”.

“Cuando crece la salina hay comida por montón es la feria de la cachirra del soco y el camarón. Donde aprovechan el riohachero, matiteros, punteros y todos los pueblos circunvecinos”, Elis ‘Pipa’ Mejía.

Vicente Borrego Mejía, ‘Vicentico’ (Q.E.P.D) como cariñosamente lo llamaban, siempre se preocupó por ver a su pueblo progresado y por eso decía que Camarones tiene que ser municipio “YA”, viendo esta salida como la solución de muchos problemas en su tierra. Es que no es tan descabellada esta idea, cuando somos unos de los pueblos más viejos del Departamento, más antiguo que Riohacha nuestra capital. ¿Pero cómo no somos municipio?

Parece que estar a pocos kilómetros de Riohacha nos está condenando a siempre vivir en la miseria, porque somos ricos en playas, aves y gran extensión de tierra para vivir dignamente, pero hace falta una voluntad.

En el año 2006 varias personalidades, entre ellas ‘Vicentico’, se reunieron en la plaza principal de Camarones para hablar sobre el proyecto que tenía Vicente con unos abogados de Bogotá y Riohacha para hacer de Camarones el próximo municipio de La Guajira.

Borrego Mejía tomando el liderato de la reunión decía que teníamos que pegar panfletos en carros y en las paredes diciendo “Camarones Municipio Ya” pues la tarea no era nada fácil, simplemente que a Riohacha no le conviene que se independice el Santuario de Fauna y Flora y los Flamencos, como principal atractivo turístico del hoy Distrito Turístico y Cultural.

La cuna de Luis Antonio ‘el Negro’ Robles Suárez, cuenta con una extensión de tierra de más de 14.000 hectáreas y una población que supera los 8.000 habitantes entre indígenas y afrodescendientes.

El santuario recibe anualmente más de 19.000 visitantes de todas partes del mundo, beneficiando a más de 5.000 personas con empleos directos e indirectos.

Contamos con más del 60% de las calles pavimentadas, una plaza principal y escenarios de recreación envidiados por muchos municipios.

También contamos con impuesto de gas, bananeras, compensaciones ambientales, impuesto predial, servidumbres e ingresos percápita. Y como si fuera poco, un proyecto eólico del Ahumao por ejecutar, que sin duda será de buen atractivo turístico para la región.

Todo lo anterior para señalar que sí cumplimos con los requisitos para llegar a la municipalidad.

El proyecto de Vicente Borrego hoy se encuentra archivado en Bogotá, esperando de una voluntad política. Solo faltaría actualizarlo. Por ende, todos los Camaroneros debemos de despertar, unir todas las fuerzas para lograr este objetivo y dar soluciones a muchos de nuestros problemas.

Desde acá le hacemos un llamado al gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, diputados y a nuestros representantes María Cristina ‘Tina’ Soto y Alfredo Deluque, hoy presidente de la Comisión Primera de la Cámara, para que nos den la mano y tengan esta voluntad con Camarones.

Este lindo pueblo, siendo municipio, solucionaría de manera propia su problema histórico por más de 400 años. Aunque un alcalde dijo: “Ahora si Camarones tendrá su acueducto”.