Centro de acopio lechero, elefante blanco

y La Guajira no se escapa a esta vorágine donde los dineros públicos han ido a parar a los bolsillos de funcionarios inescrupulosos con la complicidad de los contratistas que se prestan para cometer el delito.

En Villanueva, existen varios elefantes blancos y uno que sobresale es el Centro de Acopio Lechero que se convertiría en la esperanza de los pequeños ganaderos con que cuenta el municipio, para comercializar la leche a unos mejores precios que originaran ganancias en los ganaderos. Pero no fue así,  este proyecto que beneficiaba a Villanueva, Urumita y La Jagua del Pilar, inició su construcción en los años 2008 y 2009 por parte de Incoder, el cual quedó inconcluso y hoy es inviable su terminación, tal como lo demuestra un informe que realizó la Fundación Alpina entre los días 5 y 8 de febrero de 2013 a solicitud del exsecretario de Desarrollo Económico de La Guajira, de la época, Rodrigo Elías Daza Vega, quien al llegar a este cargo se propuso terminar y poner en funcionamiento el Centro de Acopio en mención. Hoy este lugar sirve de albergue a una base del Ejército Nacional, en eso ha quedado.

El informe que le envió el exministro y gerente General de la Fundación Alpina Eduardo Díaz Uribe, al secretario de Desarrollo Económico de la época, el 19 de febrero del año 2013 es contundente sobre la visita practicada por los funcionarios de la Fundación Alpina, quienes tienen la experiencia, el conocimiento para evaluar a un Centro de Acopio Lechero como el que se inició y no terminó en Villanueva. Expresa la misiva de Eduardo Díaz Uribe al exsecretario Rodrigo Daza Vega lo siguiente:

“De conformidad con nuestro compromiso realizamos una visita técnica a las instalaciones del llamado Centro de Acopio y Transformación Lechero ubicado en Villanueva y anexo copia del informe. En mi opinión y según se desprende del informe no existen condiciones, ni es recomendable realizar inversiones, para habilitar en el corto plazo un proyecto de acopio –enfriamiento y/o transformación de productos lácteos”, y remata el informe: “De hecho no existe interés claro de parte de los productores y de existir las inversiones a realizar serían muy importantes, pues lo único que hay son paredes y techo”.

Si señores, lo único que existe del Centro de Acopio son paredes y techos y para ello Incoder invirtió más de 900 millones de pesos para tal fin. ¿Quién responde por este dinero que fue a parar a la cañería de la corrupción? ¿Si ha abierto pliego de cargos la Procuraduría General de la Nación, en contra de algún funcionario? ¿Si ha abierto la Contraloría General de la República, investigación formal por detrimento patrimonial? Son preguntas que de seguro las respuestas no son satisfactorias para la comunidad de Villanueva y específicamente para los pequeños ganaderos   que veían cifradas en este Centro de Acopio para procesar 20 mil litros por día donde se adquiriría su producto como es la leche a unos precios competitivos, pero no, todo se convirtió en un elefante blanco que es igual a corrupción como todo lo que se da en el país de la Santísima Trinidad y como siempre no sucede nada.

¿Cuándo los órganos de control tomarán acciones ejemplarizantes en contra de funcionarios que dilapidan los dineros públicos en beneficio de ellos mismos? Amanecerá y veremos. Hoy este elefante blanco sirve de albergue a un grupo de soldados que protegen el sector rural de Villanueva y ponerlo en funcionamiento sería a unos costos altísimos, lo que lo hace no rentable para el fin para el cual fue construido. Que vaina con la ineficacia y la corrupción en nuestro Departamento.