China saca ventaja

Los datos confiables, aunque algunos preliminares, sobre el desempeño de la economía mundial durante el 2020, que empiezan a conocerse, nos confirman que China ha salido fortalecida de la pandemia del Covid-19, originada en su territorio y cuyos síntomas se conocieron por primera vez en la ciudad de Wuhan. Esta experiencia sanitaria, nefasta para la humanidad, ha facilitado que China agilice su avance para lograr su objetivo estratégico de convertirse en la primera economía mundial.

Un año después del inicio de la pandemia, los países ahora pueden evaluar el daño al crecimiento económico causado en el 2020 por las restricciones implementadas para controlar la propagación del virus. Según datos que muestra un reciente informe de inteligencia económica global de McKinsey, todas las economías analizadas retrocedieron en los primeros meses del año; solo China pudo controlar el virus lo suficiente para terminar el 2020 con un crecimiento económico positivo (+2,3% interanual), mientras las contracciones de otros países son aleccionadoras. La economía estadounidense experimentó una contracción del PIB del -3,5%; el conjunto de la eurozona se contrajo un -5,4% (estimación aun preliminar), en la que sus principales países muestran contracciones del -5,0% en Alemania, -8,3% en Francia, -8,8% en Italia y -11,0% en España. La economía rusa, impulsada por las exportaciones de energía, experimentó una contracción más suave del -3,1%; se espera que la contracción de Brasil sea del -4,7% y la de India del -7,7%. Colombia por su parte, según información oficial del Dane, tuvo una caída del PIB de -6,8%.

La actividad económica reflejó el vaivén de las restricciones pandémicas. Muchos países aflojaron las restricciones después de mediados de año y experimentaron un crecimiento económico en el tercer trimestre. Cuando el número de casos de covid-19 volvió a aumentar, se volvieron a imponer medidas restrictivas, lo que frenó el crecimiento económico en el último trimestre del año. China fue la excepción, por haber controlado el virus a principios del segundo trimestre. En efecto, según los datos de los investigadores de McKinsey, en el último trimestre del 2020 la economía China estaba mostrando un crecimiento del 6,5%. Hasta cierto punto, el éxito de China se ha irradiado hacia el exterior, dado que su demanda ha ayudado a reactivar la producción y el comercio mundiales. Aunque esa dinámica se vio acentuada desfavorablemente en los dos primeros meses de 2021 por una cierta desaceleración de los indicadores globales como consecuencia de las vacaciones del año nuevo en China.

Aunque en los últimos días se han registrado incrementos significativos en el número de contagios con el covid-19 en varios países, obligando a nuevas restricciones -que confiamos sean temporales-, lo que se espera que ocurra hacia adelante, luego de los avances importantes en la vacunación de la población, es la reactivación total de la economía mundial, con los ajustes necesarios como resultado de los aprendizajes que nos dejó esta pandemia. En consecuencia, deben mejorar los índices de confianza de los consumidores y empresarios, e incrementarse los volúmenes producción y del comercio mundial, las tasas de empleo y la actividad de los mercados financieros. En resumen, el retorno a lo que algunos denominan la nueva normalidad.

A pesar de las enormes y persistentes dudas sobre el verdadero origen de este coronavirus Sars-CoV-2, que generó la pandemia; de las percepciones de poca transparencia del gobierno Chinopara comunicar oportunamente la existencia del virus, y de la limitada cooperación con la comisión de la OMS que viajó para investigar su origen, los datos nos confirman que China ha sacado notable ventaja de esta emergencia sanitaria, pues le ha facilitado avanzar en su consolidación económica y geopolítica, moviéndose en la dirección que consideran correcta para materializar su aspiración de ser la primera economía del mundo. El futuro se encargará de develarnos el verdadero origen de este misterioso virus.

Por lo pronto sigamos cuidándonos y vacunémonos, así sea con la vacuna China, de la que ha llegado al país un importante volumen de dosis, y según los expertos es segura y efectiva.