Ciencia, tecnología, desarrollo social

La ciencia y la tecnología justifican su existencia en la búsqueda y el desarrollo de productos, servicios, medios, herramientas y otras entidades, capaces de satisfacer las necesidades humanas y de la vida en general, que aunadas al desarrollo social son dinámicas universales de la que ningún país, región departamento o municipio deben sustraerse, pues el avance de la ciencia y la tecnología, hoy más relevantes que siempre, son indispensables para la vida del ser humano, han sido muy importantes para el desarrollo de los seres humanos, ya que han servido para mejorar su calidad de vida; de ahí que deba verse por todos con preocupación creciente y gran tristeza que se considere al presupuesto para impulsarlas como un gasto burocrático o administrativo, cuando debiera ser tenido como una inversión estratégica, lo que apoyado está en el dicho que la ciencia y la tecnología hoy por hoy son el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de todo integral progreso.

Está el mundo en la llamada sociedad del conocimiento, el tipo de sociedad del futuro que se necesita para competir y tener éxito frente a los cambios económicos y políticos de la modernidad, razón entre otras muchas, por la que se requiera una sociedad bien educada, capacitada, actualizada que fundamente en el conocimiento de sus ciudadanos el motor que impulse innovación, emprendimiento y dinamismo económico, lo que impone dedicarle de su PIB a la ciencia y la tecnología porcentajes adecuados, lo cual no es ni será nunca un gasto sino una inversión.

La apuesta debe ser ir, perseguir, apostar en favor de privilegiar la inversión en ciencia y tecnología, para así caminar tras la creación y generación de nuevo conocimiento, impactar positivamente y directamente en programas sustantivos en beneficio de todos, con la mira puesta en estimular la innovación tecnológica para potenciar decididamente la productividad, apoyar proyectos que incentiven la inversión privada para la realización de actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación.

En cuenta debemos tener que todo fomento científico y tecnológico es de la mayor relevancia para un territorio, sea este cual fuere, ya que si como tal planifica, desarrolla y destina recursos suficientes en ciencia y tecnología, podrán responder más temprano que tarde y más pronto que después, a los retos que le impone los cambios vertiginosos que padeciendo estamos. Invertir por el desarrollo de nuestros investigadores y científicos es lo ideal, de lo contrario abonado estará el camino al fracaso, es aceptar sin intentar superarnos, la derrota. Interesa en esto, retener nuestros mejores talentos, ofrecerles alternativas para quedarse, entender que un pueblo, un departamento, una región, un país educado y preparado, son un pueblo un departamento, una región, un país competitivos por excelencia.