Cocorná, fortín de las fiestas del retorno

Los paisas son personas sencillas, modestas, emprendedoras y verracas para trabajar. Tierra bondadosa, hospitalaria y sabrosa Cocorná.

Fue fundado en 1773, con una extensión de 21.000 km2, limita con los municipios: El Santuario, Granada, San Luis, San Francisco, Sonsón y El Carmel de Viboral. Cuenta con 17.000 habitantes, su economía principalmente es turismo, café, yuca, caña, plátano, ganado vacuno y otras especies de la región antioqueña, recursos hídricos y mineros, sus moliendas orgullo de los de su pueblo cacique.

Gentilicio: Cocorneños o cocornenses. Sus fiestas del Retorno y Corralejas, se realizan cada año del 6 al 10 de enero, se distinguen por el ambiente alegre, amable, cordial y cariñoso de su maravillosa gente en medio de un agradable clima fiestero en su entorno natural, rodeado y bañado por múltiples fuentes de aguas cristalinas, cascadas, charcas hermosas, quebradas maravillosas que son del agrado de propios y visitantes, grupos folclóricos, vallenatos y orquestas caribeñas en el oriente antioqueño y salen para todas partes, con sus atuendos: ruana, poncho, machete, carriel y alpargatas.

Cocorná en su administración municipal tiene alcalde, estaba cuando fui Alonso Duque Ramírez, excelente gestor de cambio, según él fue uno de los municipios que más sufrió la violencia que azotó esa región, la subregión oriente antioqueño, en la primera década del siglo XXI: paisa es un gentilicio que se lleva con orgullo y amor en sus venas en lo más profundo del alma como su amistad con los fonsequeros en su desarrollo, progreso y cultura, fusionando los antioqueños-guajiros-fonsequeros amigos sinceros.

Para ser paisa no se necesita si no haber nacido en cualquier rinconcito de estas montañas acogedoras, como su equipo Nacional campeón. Dice en su himno “nací libre como el viento de las selvas antioqueñas, como el cóndor de los andes, que de monte en monte vuela”. El paisa es una persona sencilla, modesta, trabajadora y emprendedora. El 10% de la población de Fonseca es cocornense, el 60% del comercio, lo manejan los paisas de Cocorná al parecer, cocorneños y los cachacos de otras regiones colombianas muchos fonsequeros y antioqueños somos hinchas de Medellín. Sus fiestas más tradicionales la Molienda, Cacique Cocorná, en el mes de diciembre el oriente antioqueño.

El plato tradicional, la bandeja paisa, con frijoles, mazamorra, arepa, arroz, ensalada, carne molida, chicharrones, morcilla, chorizo, huevo frito, aguacate, banano o panela machacada; las mentiras piadosas más comunes en los paisas cocornenses son “mañana le pago”, “quiero a mi suegra”, “el último trago y nos vamos”, “no vuelvo a beber más”, “tú eres mi traga, mi vida” “tengo finca, nunca te dejaré”, son verdades piadosas de los paisas, que muchos costeños apoyamos por su sencillez, emprendedores, trabajadores muy católicos y caseros.

Perfiles de los cocornenses: alegre y chacharachero, nacido para triunfar, trabajan sin descansar, de vaina los domingos. Inteligente y malicioso, odian la pereza y la vagancia, quiere con toda el alma a esas bellas y radiantes mujeres. Andariego, caminante y luchador. Si lo encuentras síguelo, pues lleva a Cristo por dentro, del alma de mis montañas, como son Jaramillo, la manda calla; la diosa Aleida Duque, Luz Estela Montoya y el futuro alcalde de Cocorná Jorge Vásquez Montoya, de esa época, el amigo de mi hermano: dra. Martha Doly Acosta y tantos amigos especiales en Fonseca de Medellín, y cuando estudiaba en la Universidad U.P.B. San Buenaventura y Normal de Medellín.