¿Cómo va la Economía Naranja?

El Caribe colombiano es testigo del crecimiento de una aerolínea que por muchos años fue emblema y orgullo de nuestro país, así mismo en una de las regiones que por su potencial tiene puesta sus esperanzas en la Economía Naranja, se supone que en este modelo económico habrá inversiones y proyectos articulados para el beneficio de las regiones.

Pero ambas pasan por momentos críticos, pues la aerolínea emblemática de nuestro país hoy es una inversión privada extranjera, ya no es de empresarios nacionales, tiene dificultades económicas y de servicio, a pesar de todo su despliegue de mercadeo indicando su estrategia de cara al cliente con servicio sobresaliente. Así mismo, se ha recibido mucha publicidad, charlas, ruedas de presa y promoción sobre la Economía Naranja, pero no se ven las acciones para su dinamización, esta aun no arranca.

Ambas estructuras son completarías, pues la Economía Naranja necesita el medio de transporte, aerolíneas que operen de manera óptima, nuestra aerolínea emblemática nacida en el Caribe colombiano, es la llamada a ser la líder de este servicio, por su historia y cobertura con rutas por todas las regiones de Colombia. Las aerolíneas deben estar dentro de los planes y estrategias de la Economía Naranja, este modelo de generación de valor las necesita, por eso muchos planes y proyectos de inversión de las aerolíneas miran la Economía Naranja como una opción de crecimiento, pero se verán limitadas si las aerolíneas no están al servicio del cliente.

El presidente Duque y muchos funcionarios del Estado durante este primer año de gobierno han desplegado una campaña amplia de promoción de lo que es la Economía Naranja, resaltando que es una articulación de acciones y actores que unidos alrededor del turismo, las artes, las costumbres y lugares emblemáticos de las regiones, crean una oferta atractiva para visitantes propios y visitantes del exterior.

Es momento que el Gobierno de Duque pase de la retórica y mercadeo e inicie con las regiones y entes descentralizados, la estructuración de los proyectos que entrarán en la Economía Naranja, se concreten los presupuestos y procedimientos para acceder a ellos con cronogramas claros de desembolso y ejecución de los mismos.

Por eso el llamado al presidente Duque es para que dinamice la Economía Naranja con acciones reales en asignación de presupuestos y desembolsos para los proyectos aprobados, motivando a los dirigentes de las regiones para que presenten nuevas opciones de proyectos para su aprobación, así como pedirle invite a las aerolíneas, para que asuman su responsabilidad en este modelo económico, pues sin ellas y sin una buena atención será difícil mover de manera cómoda, satisfactoria y segura todos los pasajeros impactados con esta propuesta de desarrollo y bienestar.

jhduque2000@yahoo.com