Corte esa mecha

¡Llegó el diablo! Dijo alguien en un kiosko en frente de la elegante, famosa y eficiente Clínica Cardiovascular, orgullo de los vallenatos, e inmediatamente otro presente dijo ¿dónde está Petro?, lo que motivó que otro que andaba en una moto ripostara altaneramente, no, quien llegó fue Uribe y ahí fue Troya, las 8 o 10 personas que allí estaban tomando tinto, acompañados de un buñuelo o una empanada estallaran en favor de uno u otro, pero que en forma tajante terminó un muchacho vendedor de café que groseramente sentenció: que Uribe ni que mierda, yo voy a votar es por Petro, que va a acabar con los ricos y nos va a dar a todos esa plata y yo voy a cambiar este cacharro por un carro nuevo. Me paré y sin decir ni una palabra me fui.

Después en mi casa me puse a reflexionar sobre la lucha de clases la cual nos tiene abocados la izquierda colombiana representada por Petro y la defensa que hace la derecha encarnada en Uribe y concluí que la izquierda gana terreno día a día aprovechando la inconformidad de los colombianos ante tantas cosas injustas, como el agudo problema del Hospital Rosario Pumarejo de López, donde les deben 8 meses de sueldo o los del Idrec, record Guinnes, más de 1 año sin recibir un chavo, la Clínica Arenas en las mismas condiciones y así oigo que las demás entidades de salud dejan de pagar 6 y 7 meses y después los llaman a conciliación y les dicen “aquí hay tanto, casi siempre la mitad, los cogen y firman el recibo de paz y salvo o se friegan” y ante el hambre, los compromisos, las pensiones de los hijos y las cosas empeñadas al perderse no tienen otra solución que firmar el paz y salvo ante la mirada permisiva y complaciente del gobierno y sus funcionarios.

Presidente Duque, lo queremos, votamos por usted, deseamos verlo victorioso, triunfante ante la inmensa mayoría que lo elegimos y eso solo se consigue neutralizando y venciendo a esta organizada oposición que está oyendo a los promotores de este paro que día a día ennegrece más el futuro de Colombia, convocando a los partidos políticos y a sus jefes Pastrana, Gaviria, Vargas Lleras, Irragorri o Santos que tan risueño se le ve en todas partes, a los banqueros Sarmiento Angulo, Gilinsky y Santodomingo, a los poderosos industriales del Grupo Antioqueño, Ardila Lule y tantos que se me escapan, llame a todos los que lo ayudaron sin exclusiones, solo no puede hacerlo y se me olvidaba, el Congreso, ese indiferente Congreso que no opina ni dice nada, que lo tiene bloqueado, pídales a ayuda sin condiciones. Esto es un polvorín con una mecha lenta encendida, que al fin al cabo llega a su final, lo prende y estalla, corte esa mecha presidente Duque.