¿Cuál cátedra anticomunista?

Hace algunos días, un importantísimo analista de destacados medios de comunicación, afirmó en una entrevista en el portal Las2orillas, que José Miguel Narváez, exsubdirector del DAS, condenado a 30 años de prisión por la muerte del humorista Jaime Garzón, dizque creó una “cátedra  anticomunista”; lo que es una afirmación pretenciosa, debido a que la cátedra anticomunista se instauró hace 150 años en la Primera Internacional de los trabajadores, cuando fueron rechazadas las tesis absolutistas, burocráticas y estatistas de Karl Marx, por parte  de los dirigentes libertarios Mijal Bakunin y Pierre-Joseph Proudhom, quienes avergonzaron y desenmascararon al padre del totalitarismo comunista delante de los obreros.

O sea, que Narváez dictaría algunas charlas de pronto sobre el asunto, pero decir que era una “cátedra anticomunista” es una hipérbole y creernos en Colombia el ombligo del mundo; debido a que  también  en la Comisión de la Verdad, en el mes de febrero, el principal dirigente del partido comunista prácticamente afirmó que en el país fue donde nació el anticomunismo; por lo que se debe respetar el rigor histórico y dar la lucha ideológica, ya que los comunistas siguen las enseñanzas del genocida ruso de Lenin, quien planteaba, que la verdad es un prejuicio burgués y que a base de mentiras se construyen verdades.

En la historia también se destaca como figura del anticomunismo,  al anarquista ucraniano, Néstor Majnó, quien dirigió El Ejército Negro que enfrentó en la guerra civil ruso (1917-1922) a las bandas  bolcheviques del ejército rojo dirigidas por Lenin y Trotsky, siendo responsables de la muerte de 3 millones de ucranianos por hambre, cifra que después se aumentó con el Holocausto ucraniano de Josef Stalin, en el contexto de la colectivización de las tierras  emprendida por la URSS, durante 1932-1933, en la cual habrían muerto de hambre hasta 12 millones de personas solo en ese país, según  archivos secretos desclasificados tras la disolución de la URSS; por lo que es una vergüenza para la humanidad que todavía existan personas que abracen los dogmas marxistas, abiertamente o utilizando disfraz,  y que  para el caso colombiano quieren tomarse el poder político y poner en práctica los diabólicos planes del comunismo.

La expresión principal del anticomunismo se da, cuando se desmitifica la “intocabilidad ideológica del marxismo” que han vendido en algunos sectores de la política y la academia, principalmente, de ahí que se aconseja leer ‘La Libertad’ de Bakunin, ensayo que aunque los marxistas han pretendido proscribir desde que se escribió,  ya se puede conseguir en Internet, en especial para los que se confunden con el término anticomunismo.