Cuaresma, cuarentena y pandemia

Acogiendo la especial notificación del profesor titular Dr. Jorge Enrique Elías Caro de la Editorial Unimagdalena para participar con un escrito de Gabriel García Márquez en estos contaminados tiempos de cuaresma, cuarentena y pandemia, desde Riohacha pude elaborar este tema y así hacerle llegar al grupo de intelectuales conferencistas sobre literatura y cultural, que se realiza en Santa Marta D.T. en esta semana santa del covid-19, esta breve nota, donde resalto la importancia de la educación primaria de ‘Gabo’ en su infancia.

Una de mis píldoras antivirales garciamarquiana es la relacionada con la visita de ‘Gabo’ a Riohacha, en 1984, cuando vivía y trabajaba en México. D.F., posterior a su visita a Riohacha, en 1985 publicó ‘El Amor en los Tiempos del Cólera’, y en 1986 publica ‘La Aventura de Miguel Littin clandestino en Chile’ y se preocupaba de continuar trabajando en varios temas de literatura, su vida como estudiante de pueblo y de sus primeros años de estudios en Aracataca, también de novelas históricas, como ‘El general en su laberinto’ relacionada con la vida final del Libertador y otros temas más. 

En conversaciones con el Dr. Laurentino Pérez Arregocés, miembro de la Academia de Historia de La Guajira, expresó que los gestores de traer a ‘Gabo’ a La Guajira fueron sus amigos los Doctores Belisario Betancur en su condición de Presidente de la República y el Doctor Enrique Danies Rincones, Presidente de Carbocol, quienes le extendieron la invitación. Durante 2 días pernoctaron en la Mina del Cerrejón, sin embargo, por un llamado de la presidencia de la República el Dr. Rincones le tocó retornar a Bogotá para atender asuntos de urgencia.

Al ausentarse de La Guajira el anfitrión Presidente de Carbocol, las atenciones quedaron al mando de los Doctores Ricardo Márquez Iguarán y Franklin Gómez Deluque, funcionarios también de Carbocol, quienes organizaron toda una magnífica programación en Riohacha para la visita del nobel, a quien le agradó de inmediato, ya que estaba en mora de llegar a la ciudad de su ancestro materno, así como de remozar sus recuerdos, de estar con sus parientes y de paso recoger cierta información que necesitaba para sus investigaciones personal relacionada con su primera maestra de primaria y de sus ancestros guajiros. 

Aquí en Riohacha ‘Gabo’ se encontró con un admirador de Fidel Castro, Don Terámenes Bacca, quien le habló insistentemente sobre su cercanía y admiración con Fidel Castro y el Nobel se levantó sonriente y con un apunte propio de ‘Gabo’ le expresó: “Chico, déjame ser el primer amigo de Fidel y tú el segundo”.

‘Gabo’ vino acompañado de su esposa Mercedes Barcha, su gran amor, quienes duraron 2 días en Riohacha, desarrollando la programación planificada, y atendido por sus parientes, los hermanos Márquez Iguarán y amigos de la ciudad.

Tuve la oportunidad de conocer al nobel una noche cuando le brindaban una excelente recepción con música de acordeón en la residencia del Dr. Amílcar Gómez Deluque, del que pude obtener una foto.