¿De qué mueren los colombianos?

Según estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud en 1986 se detectó que entre 1973 y 1981 la principal causa de muerte entre los colombianos era el cáncer. En la época se hablaba de tumores cancerígenos. Este demostró que nos moríamos del mismo mal que lo hacían los norteamericanos y los europeos.

Asimismo, para esa época el homicidio venía ascendiendo y se posicionó en el puesto cuarto después de infartos del miocardio y enfermedad pulmonar del corazón. Pero las muertes por males hipertensivos producto de la elevación de la presión arterial estaban en el puesto noveno.

Hoy según el Dane dentro de los males que causan más muertes entre los colombianos están en su orden, las isquémicas del corazón, las cerebrovasculares, las de las vías respiratorias y las relacionadas con hipertensión.

Como llama pues la atención el ascenso vertiginoso que tuvieron los males hipertensivos que pasaron del puesto noveno a ocupar los primeros, traigo a colación que tener presión arterial elevada significa que es superior a la normal y que es probable que se convierta en presión arterial alta (hipertensión), a menos que se comiencen a hacer cambios en el estilo de vida, como ejercitarse más y consumir alimentos más saludables con el fin único de limpiar las venas y las arterias del colesterol debido a que la causa principal de la hipertensión es el ensuciamiento vascular. Quiere decir que son los vasos sanguíneos obstruidos los que matan a las personas y no se van a curar tomando pastillas para la presión arterial, lo harían con una limpieza de sus arterias.

Sabemos que cada médico es libre de revisar cómo está tratando a sus pacientes, pero un enfermo que tome tres o cuatro fármacos para bajar la presión, si no baja su peso, reduce el consumo de sal y hace ejercicio, el tratamiento quedaría muy mermado.

La presión arterial elevada aumenta el riesgo de padecer un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca. La hipertensión se produce en pacientes de cualquier edad cuando la tensión arterial sistólica (también conocida como «de máxima») es más alta que 140 o la tensión diastólica (o «de mínima») es más alta que 90 en forma persistente, lo que los pone en riesgo cardiovascular. Hoy constituye alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la primera causa de mortalidad global.

Las EPS en Colombia por medio de sus médicos contratados están recetando: Nifedipina, Losartan, Amlodipino, Metoprolol y Enalapril, pero estas medicinas en múltiples ocasiones producen en las personas que lo ingieren: dolor de cabeza, náuseas, mareos, aturdimiento, acidez estomacal, taquicardia, calambres, estreñimiento, diarrea, inflamación, dificultad para respirar, dolor en piernas y espalda, opresión en el pecho, somnolencia, cansancio, tos y vértigo, con el agravante que no curan la enfermedad, solo la controlan. Es por esto que muchas de estas ya fueron descontinuadas y retiradas del mercado en Europa y los Estados Unidos debido a que los médicos que investigan se dieron cuenta que los pacientes se pasarían tragando pastillas la mayor parte de su vida sin obtener una cura debido a que durante el efecto de sus componentes la presión arterial se nivela, pero cuando el efecto cesa inmediatamente vuelve a subir obligando al paciente a volver a consumir. Con relación a lo anterior, llevamos un atraso de más de 20 o 30 años en comparación con Europa y los Estados Unidos, por lo tanto, los colombianos que sufren hipertensión nunca podrán curarse debido a que estos medicamentos no tratan ni van a curar la hipertensión, solo reducen la presión.

En síntesis, pareciera que es mucho más rentable vender constantemente gran cantidad de remedios para bajar la presión que curar la hipertensión de una vez por todas.

Para concluir, en países como Alemania, Suecia, Suiza, España, ya no recetan los medicamentos que recetan los médicos colombianos, se viene trabajando con remedios que limpian las arterias y en tratamientos modernos para la hipertensión relacionada con la edad y sin pastillas. Además, hoy están enfrascados en investigaciones para obtener una vacuna que cure la enfermedad de una vez por todas.

¿Por qué los médicos colombianos prefieren “alimentar” a la población con pastillas para bajar la presión en lugar de tratar la hipertensión?