Delay es el hombre

Este es un antiguo dilema que nadie ha resuelto ni resolverá nunca. Es también una vieja trampa en la que caer, y es peligrosísimo porque cada respuesta lleva consigo su contradicción. No por azar muchos responden con la componenda y sostienen que la historia está hecha por todos y por unos pocos que llegan al mando porque nacen en el momento justo y saben interpretarlo. No exagero cuando digo que en cada experiencia profesional dejo jirones del alma. No me es fácil decir para mis adentros: no es necesario ser Heródoto; por mal que vaya he aportado a mi Departamento una piedrecita útil para componer el mosaico, he dado informaciones útiles para hacer pensar a la gente y si me equivoco, paciencia.

Desde hace más de dos décadas he venido observando el comportamiento profesional y escudero en lo social, en lo privado y en lo público, del ingeniero civil riohachero y especialista en de la Universidad del Norte en Estructuras y Gerencia de Proyecto, Delay Manuel Magdaniel Hernández, mi amigo por tantos años, quien se ha hecho a pulso logrando posicionar su nombre en base a cualidades inherentes a su personalidad: humildad, sencillez, rectitud y transparencia, lealtad, amigo incondicional, hijo espectacular, padre ejemplar, esposo mejor pa´ donde, profesional destacado en su ramo, pragmático en todo el sentido de la palabra y serio a la hora de hacer compromisos. Este es Delay, el hombre que ha comenzado con el pie derecho su campaña a la Gobernación de La Guajira y con Dios como guía en este ejercicio de la democracia, tenemos fe que lo colocará en el Palacio de la Marina, como el nuevo gobernador de nuestro departamento.

Delay Magdaniel cae bien de entrada. Es ingeniero Civil de la CUC en Barranquilla y con dos especializaciones en la Universidad del Norte. Ha desarrollado su experiencia profesional en el sector privado donde ha hecho las cosas muy bien. Fue primeramente secretario de Obras con Wilmer González Brito como gobernador y luego fue nombrado secretario de Planeación, donde demostró su solvencia profesional y moral, destacándose en su ponderación, seriedad y compromisos en el sector público. Delay se hizo a pulso, el otro día me contaba que uno de sus grandes amigos, cuando llegó a Barranquilla a estudiar, le manifestó su apoyo económico para que fuera un gran profesional y él le cumplió exitosamente, por eso lo expresa con orgullo que esta es una deuda de agradecimiento perenne con su amigo.

Delay es hijo de Carlos Magdaniel Mora, conocido cariñosamente en Riohacha, como ‘Ministro’, quien fuera funcionario de Corpoguajira por muchos años, y de Eloisa Hernández Brugés, ya fallecida, quien es siempre recordada como una buena madre y ejemplar esposa. Delay está casado con Oneida Gómez Ramírez, administradora de empresas y el complemento de este gran hombre. Oneida es una gran líder en la parte social y lo ha venido demostrando por años. Delay y Oneida conforman un binomio perfecto de un hogar virtuoso y ella es el catalizador de su esposo. Son padres de tres hijos: Delay Alay, egresado de la Universidad Javeriana como ingeniero de Sonidos con énfasis en Composición Comercial, rey vallenato aficionado en el 2013 donde yo fui uno de sus jurados; Katherin, estudiante de Arquitectura en la Universidad Piloto de Bogotá y Katrina Magdaniel Gómez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá.

Delay ha sido director del Intra en el período 1991 – 1993, gerente Magdaniel Ltda., por espacio de 20 años, secretario de Obras departamental en el año 2016 y director de Planeación departamental en el 2017 hasta octubre 17 del 2018. He ahí la experiencia profesional del próximo gobernador de La Guajira, quien desde ya cuenta con el apoyo mayoritario en el departamento y como buen ingeniero Civil ha planificado un buen diseño, para que las bases se encuentren bien cimentadas y logren sostener las estructuras del ejercicio político que apenas comienza.

El nombre de Delay Magdaniel ya está escrito en los anaqueles de la historia de esta tierra hermosa, llena de epopeyas y de fantasías. Definitivamente Delay Magdaniel es el hombre que necesita La Guajira. ¡Que así sea!