Deseos, deseo que más deseo

Después de un silencio como escritor vuelvo a bregar, manifestando mis anhelos o deseos que no es otra cosa que, el movimiento de la voluntad hacia lo que se aspira conseguir.

Toda persona tiene un sueño, una ilusión, una fantasía es decir, la facultad que tiene la mente de reproducir por medio de imágenes las cosas. Son tantas las cosas que deseamos reformar, enmendar, cambiar y transformar. Me tropiezo con un jocoso adagio que dice: “El iluso, el pobre y el feo solo se le va en deseos”. Después de leer, analizar con deseos de interpretar, me quedo con la de ser pobre, aunque la pobreza es una mancha que no la quiere ninguno.

Ahora pensemos un poco como ciudadano que vive en un territorio llamado Nación, República o País, aunque muchas veces se hace difícil conseguir lo que se desea. En lo político administrativo me gustaría ver a Colombia conjuntamente con las demás naciones en una sola, con un presidente suramericano, una sola moneda y un solo jefe de Estado, con un periodo de 10 años. Que nuestra moneda oficial sea el Peso Suramericano, equivalente al Dólar reinante, cual es uno de mis mejores deseos. Otro es mantenerme constante en la prosecución de lo empezado.

En lo tocante a la Constitución con el nacimiento de la nueva institución se requiere un responsable estudio. Se ha venido hablando del Honorable Senador de la República, en el caso que nos ocupa se trataría del Senador Continental Suramericano. Igual pensamiento tendríamos para la Cámara de Representantes. Ayer se hablaba de Honorable Diputado a la Asamblea departamental, en el caso que nos ocupa, tendríamos que buscar una nueva denominación y haríamos mención de Honorable Diputado a la Asamblea Nacional.

Las universidades existentes en las naciones que conforman el Continente Suramericano continuarían su existencia.

El Ministerio de Educación dejaría de ser Nacional y se convertirías en Continental. No soy el llamado para hablar de Constitucionalismo, pero se hace necesario de una reforma sobre todo lo tocante al órgano legislativo. En cuanto al ejecutivo se presume que mirando las proporciones este órgano se extenderá conforme a la nueva territorialidad.

Esperemos las sugerencias, opiniones y reflexiones acerca del cambio de lo Nacional a lo Continental.

Hemos escuchado que las cosas se deshacen como se hacen. Con la ayuda y colaboración para con la nueva entidad ‘Continente Suramericano’, esperemos los conceptos y sugerencias acerca de los nuevos cambios y transformaciones.

Se hace necesario acostumbrarnos a observar los distintos cambios en lo municipal, departamental, regional y nacional. Los politólogos, sociólogos, analistas, estadistas y amantes de las transformaciones y reformas que trascienden de lo nacional a lo continental.

Esperemos de los estudiantes de las profesionales de Sociología, Derecho Internacional, Diplomacia, Gobierno, Constitucionalismo y estadistas, nos sorprendan con cambios y reformas.

Me gustaría conocer sugerencias y opiniones de eminentes ideólogos tales como Amylkar Acosta Medina, Eduardo Verano De la Rosa, José Félix Lafaurie, entre otros. Un deseo más es lograr que las naciones que conforman América del Sur, convertida en una grande, organizada y unificada, hagamos todo lo posible por constituir con esta nueva entidad que desde hoy llamaremos ‘Continente Suramericano’.