Después de Trump… Trump

Terminó con absolución a favor del presidente Donald Trump el impeachment que le seguía el Congreso, saliendo fortalecido políticamente y catapultado hacia 4 años más de gobierno en la Casa Blanca. Era de esperarse que sus copartidarios republicanos del Senado no iban a entregar su cabeza en bandeja a la Pelosi y a sus aliados demócratas de la cámara baja.

En un país donde se pagan seis millones de dólares por un comercial de 30 segundos en el Super Bowl, este juicio político le costó millones a los contribuyentes, pero bueno ya está, al final Trump salió triunfante y ahora camina seguro a su próximo triunfo que es su reelección.

Trump va a ganar porque tiene importantes logros que avalan su gestión de gobierno. En materia económica ha recuperado la economía de su país, la que ha venido creciendo y se mantiene fuerte frente a otras economías del primer mundo; el presidente ha protegido a la industria nacional para cuidar el empleo y la competitividad de sus productos ante su principal competidor comercial que es China; renegoció los tratados comerciales con Canadá y México y acaba de firmar un nuevo acuerdo comercial con China. Esto impacta positivamente la economía de su país y se refleja en una mayor inversión, el aumento de producción y más riqueza para empresarios, pero a la vez, en más puestos de trabajo, más ingreso del trabajador y mejor calidad de vida. Sin lugar a dudas estos logros tendrán efectos políticos en las elecciones que se traducirán en el apoyo que el presidente recibirá de amplios sectores sociales de la clase media trabajadora que es la que más vota.

En temas de política exterior el gobierno de Trump mantiene su rechazo a los regímenes comunistas; echó para atrás algunas medidas de Obama que habían flexibilizado las relaciones con Cuba; endureció el embargo contra Cuba; ha aplicado sanciones a regímenes antidemocráticos como Venezuela y Nicaragua; en la paz del medio riente ha jugado un papel importante apoyando a Israel y a sus aliados. Internamente ha endurecido la política contra los inmigrantes, sigue empeñado en la construcción del muro en la frontera sur con México. En lo que respecta a Colombia ha brindado continuidad al Plan Colombia y apoyado la lucha contra el narcotráfico.

En materia de seguridad y lucha contra el terrorismo los norteamericanos viven desde el 2001 con el fantasma de los atentados del 11S, pero nunca se habían sentido más protegidos que con este presidente, que ha desplegado a los marines norteamericanos en casi todo el mundo; los ejércitos de tierra y aire y la marina han sido modernizados, cuentan con la tecnología electrónica militar avanzada, con aviones no tripulados para misiones especiales, drones de alta precisión que pueden dar en el blanco o atacar cualquier objetivo, pero sobre todo el pueblo siente que en el presidente Trump tiene a un comandante en jefe dispuesto a defender su nación y a proteger la vida de sus conciudadanos en cualquier parte del mundo, y esta actitud del presidente sí que gusta al pueblo norteamericano. Un presidente que le ha declarado la guerra al terrorismo y no vacila en atacar a grupos extremistas como Issis y dar de baja a un terrorista como Qasem Soleimani.

Trump ha vuelto a despertar ese orgullo y nacionalismo de los norteamericanos para hacerlos creer nuevamente que son una gran nación, pues no hay duda de la importancia que tienen los EE.UU en el mundo. Son la primera economía y la nación más prospera; el país que produce la mayor cantidad de bienes y servicios que necesita la sociedad de consumo; cuenta con las fuerzas militares mejor entrenadas y equipadas; primeros en investigación en todas las ramas de las ciencias; líderes en desarrollo, innovación y tecnológica; dueños de la mayor industria del entretenimiento; pioneros de los viajes fuera de la tierra para conquistar el universo; los más avanzados en materia de salud y medicina; un gran potencial cultural, artístico, deportivo, en fin, que lo poseen todo para ser los numero uno y dueños de casi todo el mundo, y Trump que lo sabe cada vez que puede se los recuerda diciéndole: “We will make america bigger” (haremos más grande a América).