Dios lleva de la mano al compositor

Para hacer una canción, se requiere de buenos sentimientos y tener el talento y la mente propicia para originar la sagrada virtud de componer. Algunas personas le atribuyen mucho de divino a las composiciones y es que, ellos consideran que Dios le da la mano al compositor cada vez que intenta escribir un verso. Muchas personas se imaginarán que, para hacer bien una canción solamente se hace necesario que, el autor sea poseedor de varios conocimientos afines al tema de que se trata. Eso no admite discusión, pero hay algo de mayor importancia como lo es la inspiración, este efecto de sentir estimulo interior propicio para la creación artística y lo propicio es benigno, inclinado a hacer un bien. El autor también debe tener propensión a algo y propender es inclinar a una cosa, una persona, por especial afición u otro motivo, y el motivo mueve o tiene eficacia para mover. El autor debe ser eficaz, es decir activo, poderoso para obrar. 

En mi condición de admirador puedo afirmar que, Rafael Manjarrez es dueño de una exquisita personalidad, esa característica que distingue a cada persona de todas las demás.

Los que hayan tenido la feliz oportunidad de analizar, interpretar y reflexionar el contenido desde su comienzo hasta su final, de las estrofas que conforman la canción ‘Ausencia Sentimental’, comprenden por qué esta creación artística amerita ser el himno de la ‘Leyenda Vallenata’ ya que los conocedores de la estructura de esta obra de arte saben que, una composición lírica destinada a expresar sentimientos en algo digno de alabanza mientras se le da forma a su creatividad poética viene a la mente del autor una urdimbre de recuerdos que maquina con cautela. 

Añoro una feliz ocasión de dialogar con Rafael sobre este interesante tema y de detenerme en esta estrofa en cuyos versos personifica a los ríos Cesar, Marquesote y Guatapurí.

No obstante comprender que, si hay algo difícil es “definir” nos encantaría escuchar a Rafael en un conversatorio durante la realización del máximo evento folclórico cultural de la ciudad de los Santos Reyes. Tiene Rafael Manjarrez la virtud de hacer agradable su narrativa.

Rafael hace de su canción una agradable descripción de circunstancias lo que hace de su creación musical una obra única con estilo propio.

En el solariego parque de la vieja casona de los hermanos Manjarrez Correa en Fonseca – La Guajira, tuve la feliz oportunidad de escuchar a Rafael Manjarrez en el “Banquete de la Confraternidad” del Festival del Retorno, escuchando a sus dos mejores canciones: ‘Ausencia Sentimental’ y ‘Desenlace’. Mi gratitud por su complacencia. Cuando Rafael describe las circunstancias de modo, tiempo y lugar no quisiera dejar por fuera cualquier otro momento del discurrir de su existencia. Para cada momento referido tiene una respuesta apropiada a la impresión de las cosas espirituales en el alma. 

Desde que terminó sus estudios profesionales ha tenido el tiempo suficiente en convertir en realidad sus sueños y fantasías que solamente han existido en su imaginación.

Desde la invitación de sus paisanos al festival, hasta la reflexión del tener que quedarse en la capital por cosas del destino, se conforma con las razones que le traerán sus buenos amigos en relación con “las cosas buenas” que son costumbres de allá.