Docentes, héroes invisibles en tiempos de coronavirus

En estos tiempos de turbulencia en que se encuentra la humanidad, todo parece desalentador. El enemigo es silencioso y ataca por todos lados. La información fluye en las redes sin ningún control. No se distinguen las noticias falsas de las verídicas. El comportamiento social no es el mejor. Debe ser por nuestra condición macondiana de ver la realidad. Algunas veces la hiperbolizamos y otras, no la asimilamos. Incluso, se pensaba que eso del coronavirus era un cuento chino.

Era tan cuento chino, que se pensaba que eso era muy lejos y que eso acá no llegaba. Hubo exceso de confianza, pocas previsiones, es decir, se subestimó al enemigo. Llegó a Europa, en donde pensarían que esas epidemias son del tercer mundo. Pero no, Italia, España y gran parte de Europa sufren una auténtica pesadilla de dolor y muerte. La Organización Mundial de la Salud advertía de los cuidados, pero eran pocos atendidos. Hoy, el virus ataca sin clemencia, sin distingo de raza, credo, condición social, política o económica. Es una pandemia.

Días atrás, el gobierno nacional emprendió una misión a Wuhan (China), epicentro de la epidemia, al rescate de unos nacionales. Los medios de comunicación, prensa, radio, tv y en todas sus plataformas, de manera mediática informaban el minuto a minuto de la aeronave que traería a casa a nuestros compatriotas. Uno de ellos, no retornó porque –según él– allá estaría más seguro. El tiempo le ha dado la razón. Los chinos encerraron su fantasma y según CNN “Médicos de Wuhan, se quitan las mascarillas por primera vez desde que empezó el brote”. Han controlado la situación.

Acá continuábamos con el dilema de si se cerraban o no, los vuelos internacionales, pero no había decisión y hoy se sabe que el Covid-19 vuela en primera clase. Algunos altos funcionarios del Estado pensaban que hacerlo, afectaría la economía. El sistema privilegia los negocios sobre la vida de la especie humana. Otros pensaron que se podían cerrar los aeropuertos internacionales y habilitar el aeropuerto militar de La Guajira para recibir a los connacionales, incluso con el virus, y disponer un centro de atención acá, y entonces sí, como dijo Horacio Serpa, “¡Maamola¡”

Con ese panorama de preocupación, el Gobierno tomó medidas para contrarrestar la pandemia. La vida en todas sus actividades ha cambiado. Las actividades escolares han sido interrumpidas y se han declarado vacaciones estudiantiles. En tanto, los maestros, en cuanto a sus actividades cambian de estado. Según la Circular 020 del 16 de marzo y hasta el 27 de marzo es para el desarrollo institucional. Los estudiantes en receso estudiantil y vacaciones hasta el 19 de abril.

Ahora bien, el trabajo docente, en las dos semanas de desarrollo institucional se fundamenta en el planteamiento de estrategias que permiten llegarle a cada estudiante atendido en el país. En esta región las estrategias para hacer llegar las actividades van a variar de acuerdo a las circunstancias de los grupos atendidos. Algunos padres podrán descargarlo de sitios virtuales. Las actividades desarrolladas tendrán las mismas opciones de devolución. Lo anterior atendiendo posibilidades de conectividad.

Es muy importante la sagacidad didáctica del docente mediador de las diferentes áreas del saber. Esa actividad planificada debe contener las suficientes estrategias, que cuando el estudiante la mire y la lea, sienta la voz y vea los gestos de su docente.