El Banco de la República como apéndice

Con el nombramiento del exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en la junta directiva del Banco de la República, después de su fallido intento de nombrarlo como su gerente y de ser defenestrado del gabinete por su fracaso en hacer pasar por el Congreso su nefasta reforma tributaria, sin querer queriendo, como diría el Chavo del ocho, hoy en día todos los codirectores designados por la Presidencia de la República que hacen parte de la misma le deben su nombramiento, por distintas circunstancias, al presidente Duque. Muy desafortunado este nuevo episodio de la tan criticada puerta giratoria, que tanto daño le ha hecho al país.

Con ello el B de la R pierde su autonomía, la que le dio la Constituyente de 1991, dis- poniendo un mecanismo de rotación de suerte que nunca ningún presidente llegara a nombrar más de 2 de los 5 codirectores de dedicación exclusiva, todos ellos con periodos de 4 años prorrogables dos periodos más. Con la llegada de Carrasquilla a la Junta del Banco Emisor, además de la pérdida de su autonomía y de quedar como apéndice del Ministerio de Hacienda, contrariando el sano principio democrático de los pesos y contrapesos, se concentra aún más el poder en el ejecutivo.

Ello es tanto más preocupante dada la importancia de las funciones y competencias reservadas al B de la R, como lo son la política monetaria, cambiaria y crediticia del país, claves para el buen desempeño de la economía nacional y la confianza de los inversionistas. Tanto más en cuanto que el exministro Carrasquilla a su paso por el Ministerio recurrió a prácticas poco ortodoxas, las que, a juicio del excodirector Salomón Kalmanovitz, falseaban “la contabilidad de las cuentas públicas para sacar pecho”. Y cita el profesor Kalmanovitz al portal Bloomberg, el más importante del mundo financiero, el cual tituló la noticia sobre las trampas a las que él recurrió así: “Colombia acusada de marrullerías (shenanigans) contables para lograr las metas fiscales”.

Pésimo mensaje este que se ha dado para el mercado, en momentos en los que Colombia acaba de perder la calificación inversionista de la deuda soberana de Colombia. Las calificadoras de riesgo tomarán atenta nota de este paso en falso. Uno puede no estar de acuerdo con el antipático poder que ellas se han arrogado, como cancerberos de los fondos de inversión privados, de calificar o descalificar la deuda pública de los países, pero el hecho cierto es que el “mercado” le cree más a ellas que a las promesas del alto gobierno en su periplo reciente por Washington y Nueva York para comparecer ante los inversionistas y miembros del American Society/ Council of the Américas para convencerlos de que Colombia es buena paga. ¡Qué le vamos a hacer!

Y ya se sabe que la aprobación del proyecto de reforma tributaria que se tramita en el Congreso, al no contribuir a reducir el déficit estructural que acusan las finanzas del Gobierno nacional, limitándose solo a cuadrar caja para asegurar el financiamiento de los programas de transferencias monetarias condicionadas y no condicionadas, así como la protección del empleo, ampliados para enfrentar los estragos de la pandemia, no satisface las expectativas de las calificadoras de riesgo.

Como lo ha sostenido el ministro de Hacienda José Manuel Restrepo, “los esfuerzos adicionales serían responsabilidad del siguiente Gobierno”. Con la aprobación del proyecto de reforma tributaria 2.0, entonces, el Congreso de la República y el gobierno simple y llanamente están pateando la bola para adelante. Como suele decir el campesino en aprietos para ponerse a salvo, quien venga detrás que arree.