El enemigo de la humanidad

Hace pocos días el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), doctor Tedros Adhanom, calificó al coronavirus o Covid-19 como enemigo de la humanidad; pero si una enfermedad tan peligrosa no tuviera la forma de propagarse exponencialmente por el mundo y se pudiera controlar para que no fuera una pandemia, sencillamente ese padecimiento no tendría la gravedad que hoy le conocemos al Covid-19 para humanidad, por ello se tendrá que establecer la responsabilidad absoluta acerca del origen y la propagación del mal, en donde no cabe la menor duda que China bajo la dictadura del partido comunista, es la causante de la tragedia sanitaria que vive el planeta, pero desde el país asiático funcionarios de ese gobierno se inventan fábulas para culpar a EE.UU., y desde luego no faltan los mamertos latinoamericanos tan ciegos e hipócritas para no ver la realidad, y por eso le hacen eco a la burocracia China.

Y es que los demócratas en occidente ya deben superar ese respeto supersticioso que le han tenido al marxismo leninismo y declararlo como enemigo de la humanidad, pues no es posible que la organización que más ha cometido genocidios en el mundo en toda la historia, haciéndole daño a la especie humana, de manera oronda se mimetice con diferentes etiquetas como ocurre especialmente en Latinoamérica, y siga tan fresca como si no fuera suficiente los 140 millones de asesinatos que han cometido las élites comunistas en el último siglo y, ahora le encima al planeta el coronavirus, un flagelo de incalculables consecuencia que puede poner en peligro la existencia humana.

El sátrapa ruso de Lenin, afirmaba que “salvo el poder, todo es ilusión”, por eso habría que preguntarles a los seguidores de la doctrina marxista que en su aplicación práctica es lo más criminal que conoce la historia ¿poder sobre qué y en dónde? Porque al paso que vamos, será en el infierno y sobre los difuntos, lo que demuestra la infamia y lo aberrante de una perversión que le ha causado y le sigue causando daño al planeta no solo con millones de asesinatos, sino ahora con una pandemia.

La camarilla comunista china responsable de la propagación del virus, prácticamente en todos los países mundo, de manera malévola ocultó durante dos meses la información sobre el coronavirus que apareció en la ciudad de Wuhan, persiguiendo a los trabajadores de la salud que informaron sobre el nuevo brote; por eso sabiendo de lo diabólico que es el comunismo, hay que dudar acerca de la cifras de los infectados y muertos que tiene China, ya que para el marxismo el crimen y la mentira son sus fundamentos, porque si los comunistas de China fueron capaces de asesinar a 82 millones de personas durante la revolución cultural y la colectivización con Mao Tse Tung, perfectamente con premeditación esparcieron el Covid-19 en todo el planeta, no se sabe con qué intenciones.

Pero para ocultar su maldad el partido comunista chino, cuenta con un sofisticado aparato de propaganda que es propio de las dictaduras comunistas y ahora aparece en Italia como el “buen samaritano” mandando médicos, a una nación que ha tenido el mayor número de víctimas mortales, siendo eso una cortina de humo para ocultar la responsabilidad del régimen chino, cuando todavía la comunidad internacional no conoce la información fidedigna acerca de la causa de surgimiento del virus en China, pues las burocracias comunistas son expertas en ocultar la verdad.

El presidente estadounidense Donald Trump calificó al Covid-19 como un “virus chino” y otros lo han dado en llamar “Wuhan virus”, pero en realidad debería denominarse como el virus comunista, para que no se entienda que hay xenofobia en contra de los ciudadanos de un país o una ciudad en particular, ya que a pesar de que algunas autoridades de países dicen que no se deben de buscar culpables; sin discusión la responsabilidad recae en el partido comunista chino, el cual sigue los dogmas infames del marxismo.

Las intenciones nefandas como el régimen chino ha buscado propalar el virus, son materia de análisis, pero definitivamente el marxismo en la práctica es una maldición para el género humano, sin embargo el sujeto de Nicolás Maduro, dictador venezolano le hace alabanzas a la camarilla comunista china, única responsable de la expansión de la pandemia del coronavirus, y a pesar de que el Gobierno chino se lava las manos y dice que ya salió del problema en su país, eso es semejante a un genocida que después de cometer sus crímenes, promete ayudar y no volverlo a hacer, y por eso muchos mamertos lo exculpan, como si nada hubiera pasado, y los demócratas liberales no inculpan al comunismo chino por la hecatombe que le ha causado al mundo, pero quedando nuevamente claro que el marxismo es enemigo de la humanidad, sin lugar a dudas.