El mejor, es él, Rafael

Desde cuando compuso su primera canción que según el siempre recordado Andrés Becerra Morón, fue la enfermedad de Emiliano, porque el profesor Castañeda fueron unos versos de poca trascendencia, un poco de loco quizás con un pocón de envidia lanzaron la especie, que aun otro pocotón de desvirolados la creen, que la compositora era ‘Alo’, doña Margarita, su mamá; ahora, a estas horas de la vida cuando El Mejor, Rafael, tendría noventa y tres paquetes, surge en las redes otro ataque respecto a un gran compositor brasilero que existió por allá del 10 al 36 del siglo pasado, que tiene una canción con una música parecida al Almirante Padilla, él “que llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”, pero eso sí, no tienen en cuenta la grandeza de la composición y la belleza de sus poesías, sino que Escalona cogió la música y por eso no vale nada.

Qué osadía, tienen más concha que un jobo, dejen a El Mejor tranquilo que él “no se gasta por la calle y siempre regresa a lo mismo”, es el más grande, sobrao’ y si en algo plagió al brasilero, el plagio es tan viejo como la putería ó caga agachao’, a él también quizás cuantos en el mundo lo habrán piratiao’, pero allá no atacan a sus coterráneos famosos con tanta agresividad como lo hacemos nosotros, y en vez de estar perdiendo el tiempo en esas mariconadas, dediquémonos a promover un gran movimiento para que en la plaza Alfonso López, ahora remodelada, se levante, no un busto, sino una estatua bien mamellua de El Mejor, repito de Rafael Calixto Escalona Martínez, quien compartirá honores con el viejo López Pumarejo y que la estatua se parezca a él, como las de antes y no como las de ahora que uno tiene que preguntar quién es, tal como pasa con los bustos que de El Mejor existen en Sayco, que uno sabe que es él porque le dicen que es él, pero quizás de qué edad o fue sometido a una cirugía que le cambió la cara, la nariz y las orejas.

Vamos a hacer eso y comienzo por decirle al alcalde ‘Tuto’ Uhia que ahí le dejó la idea, que ya está bueno de ignorar al más grande, al mejor compositor que ha tenido la música vallenata en toda su historia y que así como Alfonso Cotes Queruz bautizó al inolvidable Alfonso Murga Muñoz como ‘El de siempre’, a partir de hoy cuando nos refiramos a Rafael le digamos ‘El Mejor’.

Lástima que no me sepa siquiera un verso de la canción que le compuso su ahijado ‘Ponchito’ Cotes, que tampoco tiene presa mala, a él, a Rafael, que de cuajar la idea de la estatua tendrá que ser grabada en piedra al pié de ella porque esa es su mejor biografía.

No jodan tanto y dejen a Rafael tranquilo que él no se gasta ni por la calle ni en ninguna parte y siempre se conservará grande.