El oráculo de la Revista Semana

Quisiera pensar como la mayoría de mis paisanos guajiros, con los que he comentado este tema, que la revista semana; un medio de mucha credibilidad en el país ha sido asaltada en su buena fe; al publicar el artículo ‘¿La Guajira, aborde de otra crisis?’.

Lo digo no tanto por la poca objetividad del artículo, si no por sus impresiones, afirmaciones inexactas y vaticinios de las resultas de los procesos. Se equivoca la prestigiosa revista al suponer que este Departamento entra en una nueva crisis, no señores La Guajira ha venido y sigue viviendo la más profunda crisis humanitaria de ente territorial alguno; pero la causa de la crisis en el Departamento NO es exclusivamente la inestabilidad política, o por las demandas que enfrenta el gobernador y algunos alcaldes recién elegidos, el problema señores de Semana es más profundo que el llano análisis que ustedes hacen.

De ser cierto lo afirmado en el artículo de Semana, entonces la crisis por esa causa se daría en todo el país, ya que no sólo los dignatarios electos de La Guajira enfrentan demandas electorales; las que se volvieron el pan de cada día, no solo a nivel del país si no mundial; en cada evento que se hace de la imperfecta democracia, pero ello no significa que se entre a una nueva crisis, porque los resultados de las misma no se pueden predecir.

La crisis de La Guajira como ente territorial tiene sus verdaderas causas en los problemas estructurales, de los cuales la política nacional es la verdadera responsable y NO en los coyunturales como erradamente lo trata la “prestigiosa” revista.

El problema de un sistema electoral obsoleto y corrompido, en el que nadie en el país confía, que genera un sinnúmero de demandas y en donde se impone el dinero y no las propuestas generando la más descarada compra de votos, no es responsabilidad de los guajiros. Las demandas son muchísimas en todo el país y algunas de ellas por imputaciones mucho más grave que las temerarias sindicaciones de que se acusa al electo gobernador de La Guajira, a quien la revista trata con inmerecida crueldad, intentando mancillar su abrumadora e impoluta elección.

No deja de llamar la atención que cuando todo el país esperaba que la “prestigiosa” revista Semana abordara en el tema político a profundidad las declaraciones que Aida Merlano ha dado, desvíen la atención nacional a un tema de política local, haciéndose los locos y no indaguen siquiera a ver si lo que Aida Merlano ha dicho es cierto o no. Se olfatean unas ganas de estos grandes medios de querer seguir haciéndonos daño, como cuando se refieren al electo alcalde de Maicao, Mohamad Dasuki, y lo colocan como si él hubiese sufrido el secuestro del que desafortunadamente fue objeto su paisano Raduen Maná, y además como ficha política de ‘Kiko’ Gómez, cuando puedo dar fe que siendo los dos diputados hizo parte del grupo de 8 diputados opuestos al gobernador Gómez.

Si la revista Semana no rectifica este artículo, al menos siquiera en esa gran falsedad, podríamos afirmar que el flete al que está sometida es muy grande y que a nivel nacional se fraguará otra arremetida en contra de los mandatarios guajiros, y recordarles a los electos que hace ocho años atrás un artículo igual de escandaloso y fantasioso como este, fue el anuncio del disparo de toda la artillería en contra nuestra cuando frente a los “acuciosos” periodistas de Semana y otros grandes medios desfilaban los autores de la mega corrupción capitalina de la que ellos se beneficiaron a través de los 8 billones de pesos que Juan Manuel Santos en su gobierno, gastó en pautas publicitarias otorgadas a dedo.