El sillín y el periné

Ahora que estamos en plena época de alegría en que cualquier momento es propicio para chicharronada, asados, sancochos y que la mayoría nos pasamos comiendo y departiendo con los amigos; muchos nos descuidamos de nuestra salud.

Aunque para disfrutar mejor tratamos de tranquilizarnos prometiéndonos que en enero iremos a hacer deporte, inscribirnos en el gimnasio, salir a montar en bicicleta, trotar o caminar con esos otros amigos que también subieron de peso; surge que según encuesta para observar el estado nutricional de los colombianos, el sobrepeso y la obesidad va en aumento. Según este estudio, más de la mitad de los colombianos las sufren.

El tormento mental es evidente debido a que la mayoría de los colombianos sabemos que la obesidad y el sobrepeso es sinónimo de la aparición de las enfermedades que más nos llevan a la tumba: diabetes, infarto, hipertensión, dolencias renales, derrame cerebral, y varios tipos de cancer.

Dentro de los beneficios de practicar uno o varios deportes está la actividad física que reduce el riesgo de padecer las anteriores enfermedades pero además previene la pérdida de masa muscular y de densidad en los huesos. Asimismo, nos trae calidad de vida y excelente utilización del tiempo libre.

Cuando se escoger el deporte favorito para tratar de tener una excelente salud entre los más favoritos encontramos: montar bicicleta, trotar, nadar, jugar fútbol, baloncesto, aeróbicos o caminar.

Lo cierto es que debemos tener mucho cuidado al escoger nuestro deporte recreativo con el cual buscamos excelente salud debido al riesgo que encontramos al montar en bicicleta por largos trayectos por lo que se vienen presentando en hombres y mujeres problemas sexuales al practicar el ciclismo.

El ciclismo da satisfacción practicarlo, además es comprobado mejoramos todo el sistema cardiovascular. Muchos estudios nos dicen que ayuda a la función cardiaca, hipertensión y diabetes. Pero se puede al buscar salud encontrar un daño en ella: los órganos genitales.

Según estudio realizado por científicos del departamento de ginecología del hospital universitario de Bélgica en el 2003; se encontró que las personas que deciden practicar este deporte tienen 2 veces más posibilidades de desarrollar impotencia.

Según el estudio: “de los 1.000 ciclistas de ambos sexos que fueron analizados, 94 por ciento reportaron malestares físicos al hacer este ejercicio y de este grupo 60% sintieron los problemas en el área de sus genitales. Pero el problema en las mujeres podría ser mayor debido a que ellas se sienten avergonzadas de hablar de estos temas y por lo general lo pasan por alto”.

Por otra parte, hace unos años en el instituto Massachusetts Male Aging Study de Estados Unidos se realizó un estudio con 1.709 hombres entre 40 y 70 años, en el cual se estableció una relación entre montar en bicicleta y disfunción eréctil.

Resulta que entre el ano y el escroto tenemos una zona llamada el periné. Esta parte está llena de nervios y vasos sanguíneos que tienen que ver con la erección que al comprimirlo por el peso del cuerpo contra el sillín de la bicicleta se crean problemas de salud. Es por eso que luego de un largo trayecto se sienten dormido el área del periné y el escroto por la mala circulación e inflamación.

En síntesis, el causante de estos estragos no es el ejercicio en sí, sino el sillín que crea una presión exagerada en esta zona del cuerpo: el periné.

Para concluir, habría que reflexionar mucho sobre cómo combatir el sobrepeso con montar en bicicleta y la relación del sillín con la salud de hombres y mujeres.