El triunfo del conformismo y la mediocridad

“Pareciera que el departamento de La Guajira no tiene dolientes”. El grado de conformismo y mediocridad alcanzada, y que desgraciadamente nadie está interesado en revertir, ha llevado a que el Departamento esté cada día ad portas de ser inviable.

Los intereses personales que han jugado un papel importante en este bello territorio, es la verdadera causa de esta catástrofe. No se encuentra una salida para esta tragedia, cada día es un escándalo nuevo y no sabemos aprovechar las oportunidades, para que el Departamento pueda obtener exitosos resultados para sacarlo adelante.

El problema de La Guajira, es la falta de pertenencia de su gente, que ha dejado que la dirigencia política haga lo que le venga en gana y para darle un matiz politiquero a lo que ha venido pasando, algunos ciegos, dicen que la deuda histórica de la Nación con La Guajira, es la causa primordial de cómo este Departamento se encuentra. Tamaña barbaridad.

Si hacemos memoria, La Guajira ha venido padeciendo de sus problemas más álgidos como son sus servicios públicos, desempleo y falta industrialización desde su existencia como Departamento y ahora con sus 54 años de edad y teniendo en cuenta que durante ese tiempo y en su momento La Guajira ha tenido guajiros en altos cargos nacionales como, la Dirección Nacional de Insfopal – Instituto de Fomento Municipal – en los años 80, entidad del orden Nacional que hubiera podido resolver definitivamente la problemática del Agua y el Alcantarillado en La Guajira y de su ciudad capital Riohacha; al presidente de Carbocol 1985, Presidencia de la Cámara de Representantes 1986 – 1987, la Coordinación del Corpes Costa Atlántica, 1987 – 1988, Presidencia de Compañía Colombiana de Colgas en 1988 – 1990, Ministros de Comunicación 1989, Viceministerio de Minas y Energía en 1990, La Secretaria General y el Viceministerio de Salud 1991 – 1992, el Viceministerio de Desarrollo Económico en los años 1992 – 1993; Viceministerio de Transporte 1992 – 1994, Presidente del Congreso 1997 – 1998 Viceministros del Interior 2001 – 2002, Presidencia de la Comisión Quinta de la Cámara 2012 – 2013, la Presidencia de la Comisión Séptima del Senado de la República 2012 – 2013, Ministro de Minas y Energía 2013 – 2014 y Presidencia Cámara de Representante 2015 – 2016, no haya razón para no haber superado esas problemáticas.

Todavía La Guajira sigue padeciendo los mismos problemas, acaso no son suficientes esos cargos que en su momento ocuparon los guajiros para poder coadyuvar a la solución apremiante de los problemas para la subsistencia de los habitantes del Departamento. Esta pregunta no tiene respuesta. La única respuesta es la física incapacidad, demostrando así que esta clase dirigente que a través de décadas, ha venido manejando los destinos del Departamento, solo hayan tenido voluntad para aumentar sus arcas, hasta el punto en que al día de hoy el Departamento está quebrado, desprotegido, con desnutrición, con alto índice de mortalidad, con alto índice de analfabetas, con alto índice de NBI, con altos índice de Gini, con malos servicios públicos, con alto índices de desempleo, con una alta deuda pública, con una débil estructura administrativa, fiscal, agropecuaria y ambiental.