El vallenato con lenguaje universal

El vallenato tiene centenares de acordeonistas y llegará a tener miles porque cada año salen y se matriculan más en las diferentes academias del país, de igual formas hay decenas de cantantes, lo que si se está agotando son las canciones.

Un fenómeno maravilloso está ocurriendo en la radio, no sabemos quién es el genio autor, se trata de lo siguiente: canciones que ya hicieron su época, están volviendo a sonar como éxito en la radio, el inteligente estratega que está haciendo esto sabe que hay que respaldar a la música tradicional vallenata entonces está sacando cartas debajo de la manga. La gente está feliz. Antes el reencauche lo hacían los artistas, ahora lo hace un maestro de maestro de la radio.

Cambiemos el tema. Cuando en una música los criterios melódicos, literarios y danza no varían. Cuándo las canciones mantienen estilos similares cobijados por el comportamiento de sus instrumentos musicales en su expresión original, tanto en la parte percutida, armónica y melódica; y son complementados por un vestuario típico propio de aquella expresión; sin duda alguna estamos frente a la identidad de un género musical, el cual nos remite a su nacionalidad y región.

Son muchos los géneros, pero hay gente que creen que los géneros extranjeros son mejores que el vallenato, claro es por que ignoran que este posee un lenguaje universal y sus melodías son completas, pueden incorporarse una orquesta de cámara, sonata o sinfónica; y en su literatura es más completa que las músicas que nos han invadido por cincuenta años.

El vallenato es una manifestación campesina de raíces folclóricas popularizada, cuyo contenido de sentimiento, pensamiento y acción se expresan a través de los géneros literarios: Narrativa, romántico, picaresca, lirica, elegía, protesta, religioso, ecológico, fabula, monólogos, tragedia, comedia y otros. Además, un género inventado por Rafael Escalona Martínez: El romanticismo folclórico, si nuestras canciones fuesen religiosas, diríamos que el vallenato es un género religioso.

Entonces la gente de las capitales y sus música extranjeras para estar por encima del vallenato tendrían que tener la capacidad de manejar con solvencia tal como lo hacemos los compositores vallenatos: la metáfora, anáfora, hipérbole, símil, personificación, paradoja, etc. Y todo esto empotrado en los géneros literarios que citamos arriba.