El vallenato es la expresión de los estados emocionales del alma

Cómo género literario se ha perdido lo narrativo, la poesía, el lirismo, el romanticismo, la prosa y el verso a través del cual se atrapaba el amor en tiempos de enamoramientos. La respuesta física y espiritual con las que se enfrenta el hombre ante eventos de la vida diaria y que pertenece a su mundo afectivo y espiritual, los conocemos como sentimientos.

El sentimiento al que nos inducen las impresiones ante los paisajes, en los que prima la naturaleza, el símbolo de lo verdadero y genuino, lo conocemos como romántico. Con la lírica expresamos los sentimientos y las emociones ante un objeto de inspiración, en la que los versos conforman el poema, en tiempo presente, pasado y futuro, en el que el compositor expresa con música su estado anímico, sus sentimientos, su simbolismo, su evocación y su romanticismo.

La expresión musical del vallenato ha mutado, ello ha permitido la consolidación del pasado, ha fortalecido el presente y a no dudarlo, existe un futuro sólido para este género musical y literario.

Pero hay que revisar qué está sucediendo con las composiciones de la actualidad.

Recordemos que los compositores primarios como Juan Polo Valencia, Calixto Ochoa, Rafael Escalona, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta, Gustavo Gutiérrez, Carlos Huertas, entre muchos, no pasaron por una escuela y mejor no pudieron componer. ¿Qué está sucediendo hoy con los compositores que inclusive han salido de una Universidad?

Presumo que los primeros bebieron de unas fuentes primarias: El amor, la naturaleza, la mujer, el universo. También pienso que leían porque a muchos los logró ver comprando libros y revistas en la Librería Silvera por la plaza Alfonso López de Valledupar.

Me sigo preguntando: ¿Los de hoy, cuál es su fuente de inspiración para ser tan pésima? Será el desamor, el despecho, la tristeza, la melancolía y la depresión y todo eso se refleja en el maltrato psicológico, emocional y físico al ser más grande que ha dado Dios: La Mujer.

Presumo también que tienen un impresionante bajo hábito a la lectura.

Miren la paradoja: Los primeros porque no eran estudiados y leían y los segundos porque han estudiado y no leen. No le encuentro otra justificación. Me le quito el sombrero al ‘Cacique de La Junta’ con esta canción que le compuso a Betsy Liliana González. Sospecho que algún día bebió de la fuente de El Cantar de los Cantares, nada más y nada menos que inspirados por el Rey Salomón: Esas cejas que tú tienes son, son las cejas más bonitas Y esa boca que tú tienes es, es la boca más bonita. Ese cuerpo que tú tienes ay, mi querida muñequita; tu pecho es un manjar de frutas, tu ombligo es una copa de oro donde yo tomo tu amor (Puro amor. Autor e intérprete Diomedes Díaz.

Tú podrás pensar que no vivo la vida, que no soy realista por tanta poesía, lo que te aseguro es que si tú te alejas, ya no habrá más sueños y tantas canciones ya no tendrán versos, porque sólo llevarán lágrimas mías (Cómo te quiero, de Hernán Urbina Joiro).

Esa mirada profunda y misteriosa es, como los claros de luna entre sombras de almendros; se encanta como un manantial entre juncos y helechos, romántica como la lluvia de un atardecer (Mi poema, de Rosendo ‘Chendo’ Romero Ospino).