En la sabiduría de tus manos estarán tus éxitos

La mente es un disco duro brillante para las manos. La política con sabiduría es el arte de administrar y valorar los procesos sociológicos en beneficio de lo social, cultural, educativo y políticos de inversión colectiva.

El hombre no nace para ser rico únicamente, sino para vivir feliz dentro de su contexto de riquezas moral. El político es aquel que cree poder hacerlo todo con la humildad y soñar que las manos, tienen valores incalculables, pienso como ser político social por naturaleza que el valor de las manos en una economía globalizada, tiene un poder económico y milagroso, depende de quienes son las manos políticamente y como las usan en el saber, en el hacer y en el tener en el ser, con dones solidarios, sembrando valores en familia, recogemos las semillas en nuestra comunidad con muchos éxitos.

Por ejemplo. Un balón de basquetbol en mis manos vale treinta mil pesos, en las manos de Michel Jordán vale treinta millones de dólares. Sentido de superación. Una pelota de béisbol en mis manos vale diez mil pesos, en las manos de Rentería vale diez millones de dólares; son milagros de sacrificios, crecimiento personal y colectivo de su quehacer cotidiano.

Una honda en mis manos, será tan sólo un instrumento de cazar iguana o lobos humanos, en las manos de Favid fue un arma potente para liberar a su pueblo. Es maravilloso triunfar cuando mis manos trabajan, cuando hay tantos mendigando un empleo, humillado, despreciado por el mismo ser humano. Cinco panes y dos peces en mis manos, son dos almuerzos en la semana para dos personas, en las manos de Dios alimentaron a una multitud ansiosa de comida y alimento espiritual y muchos Judas los traicionaron en dicha cena.

Con base a estas meditaciones de un sociólogo y maestro social humilde, pobre y defensor de los deberes y derechos de mí pueblo, sueño ser concejal para servirle humildemente a la sociedad con los otros 12 honorables concejales.

Le hago muy comedidamente estas reflexiones con la película ‘El gran dictador’ de Carles Chaplin, que hoy lo estamos observando en los países árabes, africanos y latinoamericanos, caso Venezuela y los 12 patíbulos del grupo de lemacenicos, fariseos, traidores de Bolívar. Debemos ser un poco empáticos, solidarios y líderes, rechacemos con coraje la violencia y la injusticia; Chaplin manifiesta en su película la vida, al amor, a la solidaridad y la tolerancia. Me gustaría ayudar a los políticos y a todo el mundo, si fuese posible, a los judíos, a los negros y a los blancos, a los indígenas y a las etnias de todo el continente. La vida puede ser libre y bella, pero necesitamos humanidad generosa antes que máquinas; bondad y dulzura antes que inteligencia para la guerra, Trump y sus secuaces-presuntante.