En un estado de derecho…

El paso histórico que el mundo le dio al autoritarismo fue la consecución o conquista de un Estado sujeto al Derecho, es decir, de un Estado regido por normas o reglas claras previamente establecidas y conocidas por la cuales encauzar el comportamiento. Lo anterior, de acuerdo a parámetros de igualdad, en el sentido lato del término.

Me causó curiosidad una imagen que vi en alguna oportunidad, con un contenido semántico denso en todos los escenarios de la vida, que al tenor literal me permito citar: “El único momento en que la gente piensa en la injusticia es cuando le sucede a ellos”. Traducido al costeñol diría: “Una ñiscla de su propio chocolate”

Debido al auge de las redes sociales, en las cuales gira buena parte del devenir cotidiano del mundo moderno, todos sabemos que opina mucha gente sobre diversos temas, y asuntos que se viralizan, término éste entendido como una difusión multitudinaria en internet, con lo que se puede medir de cierta manera el pulso emocional de la gente.

Las precisiones arriba expuestas, surgen de la curiosidad sobre que, se defienden causas de acuerdo a la postura política u orilla desde la cual se encuentre la persona, sin un mínimo de objetividad. Ejemplos hay por montones. Por citar algunos, se pide de forma encarnizada prisión para x persona, pero se justifica y/o exculpa a otras, acusadas de hechos similares. Un ejemplo real: algunos sueñan con prisión para el expresidente Uribe y se baten contra el piso a favor de miembros de las extintas Farc. Quienes criticaron al expresidente Santos por el uso de bienes del Estado como los aviones usados por miembros del equipo negociador de las Farc, con una oposición feroz, hoy justifican a la primera dama por el uso de un avión de la Fuerza Aérea Colombiana para un tema personal.

Además de tratarse de temas bizantinos, que en nada aportan a la realidad nacional, cuál es la noción de Estado de Derecho y de qué manera está interiorizado en el comportamiento de cada uno de los colombianos. Cómo vamos a surgir como nación si no respetamos desde el interior las reglas o medimos las situaciones con el mismo racero.

Esta reflexión se hace, en cuanto ello se está convirtiendo en hechos sociales morfológicos, desde una óptica sociológica. La solución está en el Estado de Derecho y punto. Cuál es la norma jurídica que lo regula y sujetarse a la misma.

Si se tratara sólo de redes sociales desde la finalidad de éstas, sería indiferente, pero dichas redes están tan impregnadas en la vida diaria de la ciudadanía que rápidamente se convierte en noticia. Los noticieros hablan de lo que se mueve en redes sociales. Es necesario precisar, que hay realidades humanas más complejas e importantes que esto.

Al ver la falta de coherencia de sectores políticos (y copartidarios en general), en los eventos en que salen a defender situaciones que fueron objeto de su reproche con anterioridad o viceversa, llega a mi memoria una frase que leí en el libro ‘Porqué le pasan cosas malas a la gente buena’, que dice: “Procura que tus palabras sean dulces, por si algún día te toca tragártelas” (Aplica para todo).