Epidemias y pandemias para los wayuú

Ante la presencia del Coronavirus o Covid-19 en el mundo es oportuno comentar que los pueblos indígenas de América, en el tiempo, siempre han tomado sus medidas frente a enfermedades individuales y colectivas y en particular utilizando su farmacopea tradicional y la participación protagónica de los Chamanes o Piaches, curanderos y sabios originarios.

En el caso de los wayuú, es conocida su variada cantidad de recursos de medicamentos originarios naturales para curar enfermedades, sobre todo bajo la responsabilidad de la Piache (O’utsü) que durante generaciones viene perfeccionando sus conocimientos propios al respecto.

Hace unas décadas atrás, el pueblo wayuú fue afectado por la Encefalitis Equina que por sus manifestaciones fue llamada Aleyajawaa (caminar girando) o Mekiisat (sin cabeza). Para aquel entonces junto con el apoyo médico alijuna, recurrieron a sus recursos de siempre que da sentido a lo que hoy conocemos como Medicina Intercultural.

Para los ataques virales colectivos de este tipo con denominadores comunes como fiebre, dolores de cabeza, diarrea, decaimiento, dolores en el cuerpo, sudoración, afección de la garganta y secreción por la nariz,entre otros; se preparan tomas macerada e inhalaciones con las siguientes formulas: Alo’uka (Croton Malango) Palomatías. Juurai (Cranolaria Annua). Kasuusa Oukta (Dixtasis Fenderi). Kepiisu’uta (Mirios Permum, Sp.). Coushot (Cordial Alba). Maluua (Bursepe Tormentosa) Muurai (Acacia Fermesiana). Mapuua (Cercidium Praecox). Samuttapai (Petiveria Allacea). Waralü, Kiina y Kasapanai; entre otros.

Para otras enfermedades, hoy solo estamos haciendo una aproximación a lo referente al título de este artículo, existen muchas hojas, raíces, arbustos y frutos de matas que se encuentran fundamentalmente en la Alta Guajira (Wüinpümüin), en Maicao (Maikou), Uribia (Itchitkii), Riohacha (Schiima) y los Filuos (Piruachon). También se usan especies del mar, algunos órganos de animales, aves y rastreros.

Cuando uno conversa con los conocedores del tema, sus descripciones son inagotables y algunos investigadores extranjeros, colombianos y venezolanos tienen ciertos trabajos sobre la medicina y cura wayuú. Tal es el caso de Michel Perrin, Jean-GuyGoulet, Miguel Ángel Jusayu, Ramón Paz Ipuana, Américo Negrette, José Leonardo Fernández, José Tomás López y Nemesio Montiel, entre otros. También instituciones como el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), universidades de Colombia y Venezuela. Estoy seguro que en relación con el virus Covid-19, los wayuú están recurriendo a sus medicinas tradicionales. Mientras estoy escribiendo este artículo, tengo en la boca un pedazo de corteza de Alo’uka o Palo Matías. 

Bueno, a cuidarse, cuarentena y mucha fortaleza, conciencia, seguridad, paciencia, oraciones y optimismo. Ahí está Dios, Ma’leiwa y la Chinita.

La consigna válida de #Quedarse en casa es necesaria y obligante. Igualmente cumplir con el protocolo emanado de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los gobiernos nacionales, regionales y locales de Colombia y Venezuela.

Hago un llamado a mis hermanos wayuú y alijuna donde hay muchos vulnerables que cumplan las recomendaciones. Las mujeres de la etnia están acostumbradas al encierro desde que pasaron de niña a mujer hasta por un año y los hombres cuando salen de algún problema también los encierran según las creencias wayuú.

Lo que sí veo mal es que desde el lado oficial colombiano se anuncie que los infestados con Coronavirus provenientes de Europa y USA, los reciban en el aeropuerto militar de La Guajira. Ya el rechazo del gobernador, Nemesio Roy y los guajiros en general se conoce. Esperamos que esta información se aclare para tranquilidad de todos nosotros.

Les comento que llegué a Colombia el 10-03-2020 y regresé a Maracaibo el 12-03, todo asustado por lo que se estaba anunciando en relación a esta nueva peste. Hice las consultas médicas y recomendaron reposo y el protocolo correspondiente. Ya hoy es jueves 26 y estoy sanito. Ya pasé el susto y ahora continuar encerrado, pero muy bien poniendo muchos detalles en orden. Pasamos los días trabajando en el apartamento, leyendo, música y películas.

Bueno, en casa con mi familia, pendiente de la salud de nuestros hermanos colombo-venezolanos. A recogerse como dicen los maracuchos. Encerrarse, enconcharse, encuevarse, aislarse, confinarse con restricciones y protocolo. Cordial, fraternal y solidario saludo. Que Dios, Ma’leiwa y la Chinita me los bendigan. Mucha fortaleza, conciencia, optimismo, seguridad, fraternidad, paciencia, solidaridad, serenidad, oraciones y alta espiritualidad.