Es momento de cambio para el progreso social de San Juan

Hoy la idea motivadora de cambio que llevó a Álvaro Díaz Guerra, actual alcalde de los sanjuaneros, al Palacio municipal de gobierno, se ha convertido en el Plan de Desarrollo Municipal 2020-2023. No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento. Y a San Juan del Cesar, le llegó su momento de transformación, tal y como lo concibe, este documento técnico de planificación territorial de 492 páginas, con una visión de veinte años.

Un proyecto de municipio para cerrar las brechas socioeconómicas y la superación de la pobreza y la desigualdad. Para garantizar, además, los derechos humanos y resolver los problemas y necesidades de los ciudadanos con valor público. Impulsando y promoviendo también el desarrollo territorial y fortaleciendo la democracia participativa, gobernando desde los territorios. A San Juan lo favorece su envidiable posición geoestratégica, con una estructura ecológica principal, entre los ecosistemas de la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, bañado por los valles del río Cesar y el Ranchería. Con una extensa ruralidad dispersa en un territorio de 44 poblaciones, entre centros poblados, corregimientos y veredas. Con 42 barrios urbanos y una población aproximada de 50.000 habitantes y 13.822 migrantes venezolanos. 

Este es un territorio donde las mujeres representan el 51% de su población y los hombres el 49%, mientras que la población étnica es del 44.45%. Un municipio que pese a que está muy por encima de la media departamental en indicadores del desarrollo, está muy distante de la media nacional en los mismos indicadores. Con un índice de pobreza multidimensional de 36.6% y de necesidades básicas insatisfechas de 24.09%. Pero que aspira con este plan de desarrollo formulado y construido con enfoque étnico diferencial, rendirle culto a la población indígena wiwa y a su numerosa población afrodescendiente. Por eso, en la visión consensuada del desarrollo, en el 2040, el municipio de San Juan del Cesar será la mejor esquina agroindustrial y turística del Departamento, basando su desarrollo en las energías alternativas y la conservación del medio ambiente.

Será un territorio ordenado, seguro, legal, sano, educado, pujante, emprendedor, con una óptima infraestructura urbanística y eficientes servicios básicos, con sus territorios conectados y en plena armonía con la naturaleza y sus entornos. Ese es el municipio al que le apuesta el gobierno actual a través de este plan de desarrollo en este momento de cambio. Para mejorar la calidad de vida de los habitantes, disminuir la pobreza y aumentar las oportunidades de los sanjuaneros. El Plan Estratégico se compone de siete enfoques, entre ellos, se destacan el enfoque de derechos, territorial, étnico, de género, de víctimas, sostenibilidad y migratorio. Igualmente, en la arquitectura del desarrollo municipal define cuatro líneas estratégicas que servirán de fundamento para el cambio y la transformación para alcanzar el escenario deseado. El cierre de brechas para la superación de la pobreza y la desigualdad, junto con la reactivación económica urbana y rural, se convierten en las líneas que le dan un carácter eminentemente social al plan de desarrollo. Mientras que la sostenibilidad ambiental, gestión y manejo del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático con la modernización de la administración pública y lucha contra  la corrupción, se convierten en las estrategias de cambio y transformación del desarrollo territorial y el nuevo modelo de gestión pública del municipio.

Desde este plan se encarna un nuevo modelo de gestión, debidamente articulado con el Plan Nacional de Desarrollo. Igualmente, en armonía con las cinco estrategias del Plan de Desarrollo Departamental Unidos por el Cambio. Del mismo modo, en el cumplimiento de los compromisos del país con la comunidad internacional a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS–. Pero algo bien importante, es que el plan fue concebido siguiendo los lineamientos del DNP, a través de la hoja de ruta del Kit Territorial de Planeación. San Juan está priorizado como un municipio de los programas con enfoque territorial Pdet, porque sufrió la mancha del conflicto.

También priorizado como municipio Zomac y en el programa Colombia Rural, para convertirse en corredor productivo y turístico. Razones poderosas que obligan para que esta carta de navegación, estructurara, además, un plan estratégico de gestión. Porque San Juan, debe convertirse en un municipio gestor de su propio desarrollo, multiplicando los recursos financieros, provenientes de SGP, recursos propios y otras fuentes. Para financiar este plan tan ambicioso y fortalecer la arquitectura institucional y la gestión pública.