Es una buena sugerencia

Un hecho histórico que hoy cuenta con la expresión activa de una forma u otra de todas las fuerzas vivas de nuestro país, es una buena sugerencia iniciar una conversación nacional donde todos aportemos al crecimiento económico y social de nuestra Colombia, donde logremos acuerdos que proyecten y visionen el camino para encontrar salidas a situaciones que tienen desenlaces que cobran vidas de jóvenes inocentes o de quienes cumplen su labor de proteger la vida y la seguridad de los colombianos, todos hacemos parte de este territorio, se evidencia el desacato a las autoridades, los ciudadanos sentimos que nos están vulnerando el mínimo vital de nuestros derechos y la única salida que percibimos es marchar.

No podemos olvidar que tenemos derechos y deberes, las instituciones y el pueblo merecemos respeto, que el diálogo incluyente es la mejor alternativa, para la solucionar dificultades es necesario entender que estamos en tiempos de libertad y opiniones distintas, un mundo diverso en el que encuentras diferentes situaciones, en la cuales es una buena sugerencia hacer silencio y esperar, lo hace la sabiduría, ¿quién no teme a Dios en lo público que piensas puede hacer a solas?

En esta columna quiero sugerir algunos argumentos, considerando este eje de reflexión y lo hago desde un estremecimiento ético-político; que esta sea la oportunidad para autoexigirnos y darle al pueblo colombiano lo que por años ha reclamado: salud, educación, oportunidades y un empleo digno para mejorar su calidad de vida, debemos admitir la actitud crítica de las agremiaciones y ciudadanos en general que están en todo su derecho, de vez en cuando es útil revisar las razones y reflexionar sobre las implicaciones y hacia donde nos pueden llevar.

Es una buena sugerencia: guardar distancia, transmitir mensajes de reconciliación, de sana convivencia, hacer cambios significativos en nuestras vidas que nos permitan avanzar, que generen confianza entre los ciudadanos e instituciones que prevalezcan nuestros derechos y la armonía social para poder derrotar el sometimiento con propuestas visibles, fomentar un debate con propósito pluralistas: más inversión, empleo y desarrollo, ser constructores de escenarios y buenas prácticas para vivir en paz. Es una buena sugerencia respetar las decisiones y acciones de quienes hacen parte de tu núcleo familiar o entorno social, ser tolerantes y comprender que en las diferencias encontramos las riquezas culturales que nos engrandecen.

Convencida que el diálogo es el mejor instrumento para solucionar conflictos y fortalecer políticas públicas que direccionen y den sentido a esta lucha social, encontrar bienestar nacional para nuestra colectividad, es indudable que los efectos políticos, sociales y económicos generan un impacto potencial para un cambio social, pero como todo cambio genera traumas y este es un proceso con muchas fases que involucran desde el más pequeño hasta el más adulto, afirmo que es la era de la revolución sociopolítica, los ciudadanos no sienten que están representados y deciden salir a exigir sus derechos de diferentes formas, pero es una buena sugerencia expresar que la manera como trasmites el mensaje también cuenta.

No podemos continuar colocando en riesgo a los que participan, observan o se encargan de nuestra seguridad, para exigir lo que por derecho nos corresponde, la responsabilidad y compromiso debemos asumirla todos, una actitud generosa en la tarea de construir el país que soñamos. No es necesario dar consejos, es preciso hacer una buena sugerencia.