Ese es el reto

A estas horas de la vida nuestro querido alcalde ‘Mello’ Castro o tiene definida su nómina de colaboradores o está enredado tratando de resolver las múltiples peticiones de jefes y dirigentes políticos, amigos y uno que otro pechugón que lo acompañaron y dieron la batalla con dinero, motos, escritos y opiniones en cuanta esquina hay, que le han dado nombres para ocupar estas posiciones y que él tiene la obligación de atender, pues no se puede ser desagradecido y hacer lo que viene haciendo el presidente Duque, con malos resultados que no le ha dado participación burocrática a quienes lo ayudaron a elegir.

Si es así alcalde, le voy a dar un consejo: pídales a todos esos que lo ayudaron y hoy aspiran que se les ayude una lista, no terna, amplia, de por lo menos 30 nombres para que usted escoja el que tenga mejores aptitudes y así los satisfaga. Nada de que yo quiero esta posición y aquí está el candidato, eso se acabó y entre otras cosas al gobernador no le sonará esta idea. Hagan eso si ya no tienen resuelto todo y todavía no han logrado desenredar esa maraña.

Yo sé, estoy seguro de que su administración le va a quitar a todas las obras, que se hagan el común denominador que adornó a las que se hicieron en esta y otras administraciones, como son los exagerados costos y las voluminosas coimas a todo un enjambre de corrupción representado en personas que en la sombra, pero muy visibles, hoy gozan de inmensas fortunas. De eso repito, estoy seguro, que no pasará porque Valledupar y su gente espera mucho de usted y para ello necesita rodearse de un buen equipo de amigos o muy conocidos con vasta experiencia unos y otros sin ella, pero con ganas de aprender rápidamente, pero siempre todos con la impronta de la honradez y cero corrupción. No es fácil, es difícil, pero si usted da el ejemplo todo mundo marchará y el que no lo haga se va, acuérdese que ahí estarán muchos funcionarios enquistados y amparados por la carrera administrativa con muchas mañas pero si ven y conocen de su severidad también entrarán por la vela de cebo y además entre ellos hay algunos que son prenda de garantía y se les puede aprovechar por su gran experiencia y sabiduría para que lo ayuden a manejar este municipio por 4 años, administración que todos recordarán porque las huellas que dejará serán invaluables unas y eternas otras.

Cero corrupción y honradez, es lo que la ciudadanía anhela con desesperación, más igualdad social, política y económica, fuentes de trabajo y seguridad para que comencemos a salir de este peligroso estado de descomposición en que estamos. Ese es el reto alcalde, asúmalo y dentro de 4 años dígale a Valledupar con satisfacción que cumplió lo prometido.