Espacio de convivencia necesita Fonseca

¿Por qué es tan común la envidia en muchos de nosotros? ¿Por qué es también muy común la falta de autoestima?, Jesucristo fue traicionado en su casa por Judas y Fariseos compañeros y líderes guajiros.

Tengamos presente que a los únicos que envidian son aquellos que hacen mucho por Fonseca solidariamente, con méritos en la comunidad. Los hombres y mujeres son felices cuando saben dialogar, perdonar y mantener la convivencia como un medio de integración; ustedes son líderes de la sociedad. Sigan trabajando con amor por su tierra bella y recuerden la política es creatividad, construcción de éxitos, en dialéctica, dinámica en gestión y perversa en mermeladas, porque se vuelve egoístas e interesado en pocos políticos resentidos.

Fonseca los necesita, los queremos ver fortalecido sin rencillas por los medios de comunicación, recuerden vivir es servir, y la democracia es un medio de la política sana, el buen líder no maneja chisme, murmuraciones; maneja relaciones y actúa con un profundo humanismo, todos son muy importantes; podemos construir a una Fonseca diferente con gentes indiferentes, necesitamos sensibilidad capaz de implicar a la sociedad con sentido de pertenencia; sin calumnia, sin odios. Porque cada uno de nosotros si cumple con el deber no tendrá que luchar por sus derechos, todos tenemos necesidad del perdón de Dios, del prójimo, por tanto, todos debemos estar dispuestos a perdonar y pedir perdón democráticamente.

El 27 de octubre en las urnas busquemos mejorar el desarrollo y progreso de los fonsequeros; una falsa idea engendra tarde o temprano una conducta equivocada, la mentira hace parte del ingenio político. Las mentiras que nos decimos a nosotros mismos son más dañinas que las que les decimos a los demás; el hombre puede estar privado de cualquier cosa menos de la esperanza, los líderes de espacios de convivencia; necesitamos con sensatez y prudencia, no darles importancia a comentarios perjudicial.

Los aspirantes a Gobernación, Alcaldía, Concejo, Asamblea, los invitamos a repensar, meditar, a confrontar los proyectos de inversión, desarrollo, cultura, educación, agro-ecología y convivencia; tengan en cuenta a este humilde modesto fonsequero. Ustedes trabajaron por la unidad familiar, y la sagrada responsabilidad que tienen. La educación es un cambio humano en la inversión social para los niños y niñas, beneficios con su educación y nutrición; merecen nuestros apoyos los proyectos de seguridad, empleo, recreación, folclor, cultura, reconciliación del río Ranchería, la represa, Ranchería y su distrito de riego urgente. Eso es que debemos luchar juntos. Si podemos alcanzar metas.

Feliz no es quien no tiene problema, sino el que toma los obstáculos como reto y saca lecciones, positivas a los fracasos; la envidia solo trae amargura; valoremos a todos en esta gesta de la democracia. Una mano, más una mano no son dos; son varias manos, para que Fonseca, no esté en pocas manos, sino en todas las manos. La comunicación es vital, nace con el hombre mismo y ha sido potenciado mediante los medios tecnológicos, es una necesidad básica de las personas, el silencio es una acción de reflexión y meditación.

La socialización de su entorno, interactuando, conocemos la vida, ejemplos de nuestros líderes, honestos, dinámicos, asertivos, empáticos y carismáticos; estrechemos nuestras manos con nuestros hermanos para animarnos a construir la oración del hombre sobre estos cuatro pilares; verdad, justicia, amor y libertad. Fonseca los necesita para convivir en lazos de hermandad; aquello que llamamos calumnias o envidia, puede ser una bendición. Para triunfar mezquinamente e insolidariamente buscando espacios destruyendo a los demás. No son espacios de diálogo, convivencia ni concertación.

Confiar en sí mismo es un acto de fe tan valioso como creer en el Señor, y cada problema lleva en sí mismo la semilla de su propia solución. Dios está con los que perseveran. Los ojos del tonto no ven lo mismo que los ojos del sabio, en política hay que aprender del sabio, para soportar las críticas destructivas e injustas. El político soporta crisis que se pueden ver como un problema una oportunidad; los mediocres ven las frustraciones de ellos en los demás, Fonseca necesita un espacio de convivencia, diálogo, concertación y espacios para alcanzar meta. De nosotros estará el desarrollo y progreso en los fonsequeros.