Ética médica

Antes de la segunda guerra mundial existía en el mundo la asociación internacional de profesionales de la medicina.

Debido a que sus actividades se suspenden por la guerra, después de ella surge la Asociación Médica Mundial como Confederación Internacional de Médicos, cuyo origen se establece en 1947, agrupando a 112 asociaciones médicas y más de 10 millones de profesionales.

Ahora bien, esta asociación se constituyó como un foro abierto y sus miembros se comunican, cooperan activa y libremente.

Tiene como misión servir a la humanidad mediante el logro del más alto nivel posible en educación médica, ciencia médica, ética médica, y atención médica para todas las personas del mundo.

Pero, a su vez promueve principalmente la libertad del médico para el cuidado y protección de sus pacientes mejorando su calidad de vida y no permitiendo la intervención en su decisión de terceros ajenos a la profesión.

En ese sentido, en 1946 un comité de estudio fue designado para preparar una «Carta Ética de la Medicina», que debería ser adoptada como un juramento o promesa para todos los médicos del mundo al recibir su título y ejercer su profesión. Esta es una versión modernizada del antiguo juramento de Hipócrates.

Así las cosas, la Asociación -que tiene una estrecha relación con las Naciones Unidas y sus diversos organismos-, constantemente está informada sobre las violaciones de la ética médica, la experimentación humana no ética, entre otros problemas en el campo de la ética y los derechos de los médicos.

Por otra parte, antes del surgimiento del Instituto de Seguro Social, los colombianos contábamos con profesionales de la medicina con una alta ética médica. Íbamos ante ellos con confianza y contábamos con un seguro diagnóstico y debida receta que adquiríamos con nuestros propios recursos. Luego con el surgimiento de la Ley 100 de 1993 como el sistema de seguridad social integral, nuestro sistema de salud evoluciona con las EPS e IPS a un deterioro hasta el punto de que los médicos se olvidan de su juramento hipocrático sirviendo con devoción a la economía de estas empresas prestadoras de salud.

Vale la pena recordar que en Colombia se permitió que los médicos perdieran su norte y que ellos permitieron la influencia indebida e inapropiada de personas externas como los directivos de las EPS a su libertad de expresar libremente su opinión profesional con respecto a su paciente enfermo.

Por esta razón, siempre he tenido la impresión que pareciera que somos para el actual sistema de salud más baratos muertos que enfermos exigiendo exámenes, especialistas y medicinas.

Nuestros congresistas se dan cuenta del debacle por el amangualamiento de los médicos con las EPS y nos traen la Ley 1751 de 2015 como Ley Estatutaria en salud con diferentes beneficios para los usuarios surgiendo que la salud para los colombianos de ahora en adelante es un derecho fundamental y que a nadie se le podrá negar el acceso al servicio de salud pero con derecho a un servicio oportuno.

La norma garantiza que los profesionales -por fin- pueden adoptar decisiones sobre el diagnóstico y tratamiento de los pacientes, y prohíbe todo constreñimiento, presión o restricción del ejercicio profesional que atente contra la autonomía de los profesionales de la salud, así como cualquier abuso en el ejercicio profesional que vulnere la seguridad del paciente.

¿Por qué fue necesaria una ley que les recordara su juramento?

Para concluir, si la Asociación Médica Mundial siempre ha establecido que la autonomía e independencia de los médicos son esenciales para prestar una atención de alta calidad en beneficio de los pacientes ¿por qué en Colombia los médicos han aceptado intervención de las EPS para que atiendan un paciente en 15 minutos y solo receten acetaminofén e ibuprofeno?

¿Han faltado a la ética médica estos profesionales en nuestro país al amangualarse con las EPS e IPS violando la ética médica y su juramento?

Aunque la sostenibilidad financiera del sistema de salud es tarea de los gobernantes no deben intervenir ni inmiscuirse los médicos en estas preocupaciones, ellos solo están para salvar vidas por encima de cualquier matemática financiera.

Es importante que los médicos se enteren que sabemos que se han manejado mal y que llegó la hora que se resarzan con los colombianos así sea por una ley que les recuerde su juramento.