¿Fondo Mixto o Dirección de Cultura? Cuál liquidará Nemesio Roys

Las apuestas están abiertas. El sorteo lo organiza nada menos que el gobernador Nemesio Roys. En estos días, una mesa de trabajadores de la cultura, organizaciones y expertos en fondos mixtos de cultura como el gerente de esa entidad en Boyacá, Jorge Pinzón, puso sobre la mesa de discusión la propuesta (o apuesta, más bien), del gobernador, para quien la Dirección Departamental de Cultura y el Fondo Mixto de Cultura de La Guajira, tienen la misma función y, por lo tanto, una de ellas debiera liquidarse. La desazón, el asombro y la decepción comienza a apoderarse de los trabajadores de la cultura en La Guajira, para quienes, la noticia representa la estocada final para un sector que parece vivir sus estertores.

No sabemos quién le metió al gobernador en la cabeza, la errónea idea que entre los dos entes hay disfuncionalidad. Necesita quien le explique cómo funciona el Sistema Nacional de Cultura, y de eso saben poco los “expertos en planeación”. La Dirección Departamental de Cultura es la entidad que ejecuta las políticas culturales del ente territorial, promueve la participación ciudadana a través de instancias como los Consejos de áreas, Departamental de Cultura, de Patrimonio. Eso no es tarea del Fondo Mixto, el cual fue creado por el Estado colombiano para que los recursos de cultura tuvieran una vía ágil y oportuna para ejecutarse, además de la función de conseguir recursos frescos para alimentar las fuentes.

Han sido los gobernadores quienes pocas veces han entendido los roles de una y otra entidad, así como las formas de articulación. Usted es estudioso, gobernador, así que dedique tiempo a estudiar un poco el tema antes de tomar una desastrosa decisión como la de gobernantes que liquidaron el Instituto Departamental de Cultura y lo volvieron un apéndice sin autonomía financiera. Hemos tenido gobernadores que citan a los gerentes del Fondo Mixto a consejos de gobierno porque creen que esta entidad hace parte de su organigrama, otros que lo han visto como una caja menor,ya es tiempo que alguien entienda su misión y cómo sacarle provecho, no personal sino para que lo ayude a cumplir con su plan de desarrollo.

Al parecer, la intención es crear una secretaría multipropósito de Educación, turismo, cultura y no sabemos si también de juventud y género. Ya conocemos la experiencia de los municipios pequeños con secretarías de este tipo y en las cuales la administración de cultura termina sepultada e invisibilizada. No aporta en nada al fortalecimiento de la institucionalidad que la administración de cultura pase a ser un escritorio más en esa “supersecretaría”. Además, sería una degradación, pues pasaría de ser una oficina adscrita al despacho del gobernador a depender del secretario de Educación. Ya sabemos lo que pasó con cultura en el nefasto gobierno de Juan Carlos Suaza, en la cual el secretario de Educación relegó a la directora de cultura para apropiarse de los recursos, hasta obligarla a renunciar para no ser solo una “firmona”.

En lo que respecta al Fondo Mixto, es uno de los 11 sobrevivientes de 34 que existían en el país. Ha sido la entidad que más ha aportado a la edición de obras, producciones musicales, itinerancias, red de eventos, formación, promoción de artistas guajiros en eventos como la Feria Internacional del libro, el mercado de las artes, entre otros. Además del fomento, su prioridad es posicionar el talento guajiro a nivel regional y nacional. Las ventajas del Fondo Mixto son insoslayables: se rige por derecho privado lo que hace que los recursos en menos de una semana fluyan, evita la tramitomanía, los recursos de administración se destinan también para la cultura y no se van para bolsillos privados como lo permitió Tania Buitrago. El Fondo tiene experiencia incomparable, gestiona de otras fuentes, su actual gerente ha depurado la entidad para trasmitir confianza credibilidad.

Los trabajadores de la cultura están preparando un manifiesto, se harán sentir en la Asamblea y desde ya piden que el gobernador los escuche antes de dar palos de ciego. La defensa de la institucionalidad se impone: ni el uno ni el otro deben desaparecer, los dos entes se necesitan, piense en fortalecer, no en desaparecer señor gobernador.