Gustavo Mazziri, memoria prodigiosa

Él es Gustavo Mazziri Quintero, un villanuevero humilde, trabajador e inocente –a nadie jamás le ha causado un daño, por mínimo que sea– no sabe leer ni escribir, pero Dios le dio un talento que más de uno envidiaría: una prodigiosa memoria que como el mejor RAM de un computador, guarda miles de sucesos, el día, la fecha y el año de las personas fallecidas en su Villanueva del alma.

En una tertulia en la residencia del fiscal de la justicia con sede en Palmira, Valle del Cauca, Javier Martínez Rodríguez, pude comprobar una vez más su extraordinaria memoria; conoce tantos muertos que hacen parte de la historia de Villanueva, como haciendo apología al libro de Eclesiastés de la Biblia: generaciones van y generaciones vienen.

Allí en una noche villanuevera, llena de un fresco como si se tratara de una mañanita de invierno de la canción inmortal de Emilianito Zuleta Díaz, el fiscal, su inolvidable madre Luduvina y el suscrito le íbamos haciendo preguntas de diferentes personalidades fallecidas hace tantos años y él de la manera más natural nos iba dando fechas, el año, el día y si estaba lloviendo o no del acontecimiento triste: ‘Tite’ Socarrás, Antonio Afanador, Enrique ‘El tío’ Martínez, Obdulio Pinzón, Jimmy Salem, Francisco Mendoza, Hermagoras Baquero, Jesús García Orcasitas, el general Socarrás, el general Dangond, Miguel Celedón, Alberto Olivares, Nohora Peñaloza de Daza, ‘Caco’ Quintero, hasta la de Freddy Molina Daza y pare de contar de tantos nombres que las dos cuartillas quedarían cortas de los sucesos que se mantienen intactos en la memoria de este hombre bueno, sencillo y descomplicado.

Por ello lo he expresado siempre, Villanueva es una vorágine de inteligencia, donde surge de manera espontánea y de la forma más sencilla y más desprevenida. Gustavo Mazziri Quintero es un villanuevero de 66 años, hijo del inmigrante palestino Emilio Mazziri, quien llegó muy niño con su padre Aldala Mazziri a estas tierras y Margarita Quintero Acosta. Emilio Mazziri fue un famoso gallero y de los mejores jueces que tuvo este deporte en Villanueva y Valledupar. Le preguntaba a Gustavo que porque no había ido al colegio y con esas salidas que lo caracterizan, me expresó: “así uno dura más”, pero sus palabras encierran mucha filosofía de la manera de vivir la vida.

Descubrió ese don por allá siendo muy pelao’ en el año de 1975, ante una tertulia de mayores, se presentaba una discusión de fechas de personas fallecidas y él les respondió a todos. Existe una anécdota que le sucedió en el año de 1987, en otra tertulia con otro villanuevero que también maneja una memoria asombrosa, Juan Carlos ‘Cao’ Mendoza y allí estaban a su favor Alberto Orozco Dangond, ‘Luquita’ Dangond Cuadrado, entre otros y se inició el fogueo entre estos dos grandes personajes, donde ‘Cao’ Mendoza estaba en desacuerdo con las fechas que respondía Gustavo, al final Mazziri derrotó a ‘Cao’, que fue el veredicto de los presentes.

Y siempre ha sido así, de verdad en Villanueva Gustavo Mazziri Quintero es la memoria de los muertos. No hay más, un ser humano común y corriente pero sin ser un letrado, le da clases a cualquier historiador con pergaminos con su asombrosa memoria.

Gustavo Mazziri un villanuevero de una memoria prodigiosa que engalana con su sinceridad, su forma de ser abierta y contundente. Para él no hay términos intermedios, o es blanco o es negro. Expresa las cosas como las siente de una manera diáfana y sincera. Es un orgullo para Villanueva tener personajes como Gustavo Mazziri Quintero.