Helada mañana de enero conjugada con el canto del río Cesar

Me abraza un helado viento en la Tierra de Poetas, hace de mi mañana muy agradable, camino en la calle del embudo, muy popular por su forma, se nota una belleza tranquila y silenciosa en la mañana, el nuevo alcalde ha mostrado que el cambio inicia hasta con la limpieza de sus calles, muy bien Álvaro José Díaz Guerra y su equipo que han iniciado demostrado que uno primero se baña, se cambia y luego sale a trabajar, esos pequeños detalles son significativos, no es que este exagerando pero este equipo nuevo me suena a esta misma sensación de un real cambio, es que ver a un alcalde y a su gestora limpiando y aseando desde su lugar de trabajo, lo cual podrían mandarlo hacer, es muestra de humildad, sentido de pertenencia y motivan, además dan real muestra de liderazgo ante su equipo de trabajo y de alguna forma los invita a bajar el ego de pensar simplemente en sentarse en un escritorio mientras el mundo se cae, aquí va la cosa bien, un equipo de calidad, con solo ver a mi querida María Isabel Urbina en vez de tacones con tenis y gorra, a mi colega y amigo Rafael Humberto y así cada secretario me llena de alegría por esta bella tierra de poetas, el río Cesar canta en su helado recorrido cada año nuevo y más cuando sus hijos la honran en cada despertar.

Luego de este recorrer agradable toda esta calle del embudo, de observar desde el monumento que se instaló en honor al acordeón donde sueñan las melodías de ‘Juancho’ Rois ante la bella luna sanjuanera que nos hace bien acompañarnos cada noche pese al abrazo oscuro de las nubes negras, pero ella imponte también celebra este hermoso 2020 y no permite que opaquen su belleza y grandeza y sale a alegrar nuestro sueño, observar esta bella avenida principal, la casa de justicia, la Alcaldía.

Observo y se escucha un silencio de los locales y negocios que cambian el panorama por las noches de esta popular avenida, convirtiéndose en el epicentro de diversión y encuentros nocturnos de amigos, enamorados ya amantes, hasta las 2:00 a.m. cuando nuevamente se vuelve silenciosa y se prepara a recibir aquellos que caminan antes de que el imponente sol aparezca.

Paso por las clínicas Coomeva, Someda, la San Juan, Edificio Medico, cuánto desarrollo, muchos negocios de comidas, hoteles, me doy cuenta que San Juan es una tierra de emprendedores, profesionales y de gente que ama su tierra, que valora lo que es y que se mantiene en los altos estándares de progreso y cambio.

En el puente casi para retroceder mi andar me detengo a inhalar este frío viento que canta al chocar con las corrientes del río Cesar los versos de Marciano, Yeyo, Tijito, Luiso, de los Calderones, Los Moya y así cada compositor de esta tierra donde la costumbre es entregar el corazón.