HemBRujas de Claudia Palacios: La exaltación de la resiliencia femenina

El rostro dulce y la voz poderosa de una mujer con un halo indiscutible de seguridad, sobriedad y profesionalismo, se tomó las pantallas de la televisión en la presentación de noticias desde finales de la década de los 90. 

Esta impactante vallecaucana formada como periodista, irrumpió en la cotidianidad de los hogares colombianos, para llegar años después a la prestigiosa cadena internacional CNN donde permanecería aproximadamente por diez años; allí condujo con éxito interesantes espacios informativos como: Los Influyentes, Destinos, Mirador Mundial, y Encuentro. Claudia Palacios volvería años después nuevamente a Colombia y a CM&, convirtiéndose en una gran escritora. Aún recuerdo el tierno e inocente enamoramiento de mi sobrino Miller Torres siendo un niño, al verla en sus constantes apariciones en la televisión. 

Al llegar aquella tarde a la habitación del hotel donde nos hospedaban a las Mujeres Cafam de Colombia 2020, me sorprendió gratamente tomar en mis manos un ejemplar del más reciente libro de Claudia Palacios titulado HemBRuja. 

Entre los variados y hermosos detalles que nos esperaban para agasajarnos momentos previos al bellísimo evento de premiación que se realizaría el 5 de marzo del 2020 en el Teatro Cafam en Bogotá, en donde ella misma se encontraría como invitada especial. 

Con gran emoción tomé entre mis manos aquella publicación que contiene 83 entrevistas a igual número de mujeres colombianas y extranjeras, profesionales, activistas, amas de casa, indígenas, lideresas sindicales, trabajadoras sexuales, trabajadoras domésticas, conductoras, maestras, religiosas, políticas, científicas, madres, abuelas, jóvenes y niñas entre otras. 

Además de las espectaculares entrevistas realizadas magistralmente a cada una de ellas por Claudia, se hallaba también un autógrafo personalizado dedicado por la autora, con un afectuoso mensaje alusivo a la labor social que las 30 mujeres Cafam de los territorios del país, desarrollamos con amor de la mano con las comunidades en diversos frentes por la transformación, el bienestar y el mejoramiento de la calidad de vida de los grupos poblacionales de nuestros departamentos.

Recientemente culminé la lectura del libro, y debo confesar que, cada vez que finalizo una obra literaria, convergen diversos sentimientos, pues frente a la satisfacción personal de avanzar con avidez en el exquisito hábito de la lectura que tanto disfruto, me invade también lo que he llamado “la nostalgia del lector”. Esa sensación de melancolía que se constituye en el inexorable resultado de despedirse de ese universo narrativo y apasionante de relatos y letras que ha invadido la cotidianidad durante varios días, semanas o meses. 

En este caso, estuvo abarrotado de inspiradores testimonios femeninos en las voces de sus protagonistas, colmados de anécdotas, historias personales y familiares, sucesos dolorosos, sueños por cumplir, metas alcanzadas, causas emprendidas, discursos vigentes y acciones trascedentes por el reconocimiento pleno de nuestros derechos, la erradicación de la violencia en todas sus manifestaciones, a lucha contra la discri- minación, las conquistas de la postmodernidad, las victorias jurídicas, el combate contra el machismo y la búsqueda incesante de la anhelada, merecida y necesaria equidad de género. 

Cada una de esas 83 aguerridas mujeres, describió de forma detallada a través de un relato guiado por las asertivas preguntas de Claudia como entrevistadora, el compromiso que han adquirido durante sus vidas como protagonistas de distintas causas sociales que van desde el feminismo en los pueblos indígenas, la educación, el periodismo, las letras, la política, la ciencia, las tecnologías de la información y las comunicaciones, hasta los avances en la construcción de un diálogo social abierto e incluyente, y sobre la necesidad de continuar con mayor convicción y perseverancia, en un proceso pedagógico transversal a los diversos escenarios, que promueva la libertad de pensamiento, el empoderamiento, la independencia económica, la realización personal y la autonomía en las niñas, las jóvenes y todas las mujeres del mundo.