Hermes Francisco Daza, el gran cronista guajiro

En el periodismo existen los géneros periodísticos como la noticia, el reportaje, la entrevista, el informe especial, el análisis noticioso, la biografía y la necrología, el perfil, la crítica, la guía, las breves y la crónica. A nivel nacional creo que nadie le quita el primer lugar a Juan Gossain; en el vallenato Juan Rincón Vanegas se lleva el primer lugar sin lugar a dudas y también a nivel nacional y regional Alberto Salcedo es uno de los grandes cronistas de este país.

En La Guajira existe un cronista, de los mejores, yo diría que el primero en nuestro Departamento, como lo es Hermes Francisco Daza, un decano del periodismo guajiro. Sus notas están cargadas siempre de la simetría del juego y concatenación de las palabras y describe en sus crónicas los hechos reales con personajes reales.

Pero ¿qué es la crónica? Es un relato descriptivo, sin especulaciones ni fantasías, que con estilo propio y manejo original del lenguaje cuenta un hecho que ya ha sido objeto de tratamiento noticioso, lo humaniza, lo hace más vivencial e involucra al lector como protagonista. Hermes Francisco cumple estos preceptos a la perfección. Sus crónicas llevan siempre un humanismo gratificante, no especula ni fantasea, al contrario relata de manera real y descriptiva del hecho dentro de sus crónicas, y lo más fundamental, el lector siempre se siente protagonista de sus crónicas.

Hermes Francisco con sus crónicas desarrolla un texto de un acontecimiento importante. Coloca en su redacción impecable una visión más profunda sobre un detalle que quizás no parecía muy notorio, sino cuando su crónica lo reveló. En este aspecto Hermes Francisco ha sido muy creativo en redacción y el amor, más el sentido de pertenencia que le coloca a esa crónica bien mesurada, tangible, medible, hecha con frases no de cajón, sino descritas del mismo diccionario de la Real Academia.

Hermes Francisco en sus crónicas bordea los terrenos de la opinión casi tanto o más que el reportaje. En sus crónicas se nota el tono moralizante y los juicios de valor, pero basados en hechos reales. Sus crónicas van acompañadas de un análisis narrativo y descriptivo. Allí las hipótesis y las aventuras para él no son admisibles.

Hermes Francisco en sus crónicas le coloca ese dejo que es parecido al deje musical de los cantantes, pero con precaución y con las limitaciones del caso. En sus crónicas maneja un tratamiento literario de singular atracción. Al final de cada línea siempre queda un suspenso para continuar leyendo lo que ha descrito de manera real y constructiva. Siempre Hermes Francisco en sus crónicas utiliza una idea gancho y con ella siempre ha impactado a sus miles de lectores que lo leen a través del Diario del Norte o de Diario El Pilón de Valledupar. Siempre que lo leo y lo analizo sus crónicas terminan con una frase atractiva y de fuerza, sobre todo de fuerza cuando escribe y redacta de un personaje en especial. Siempre lo he expresado, que un periodista de la talla de Hermes Francisco Daza merece todos nuestros reconocimientos de parte de los periodistas asociados de La Guajira y también de los que califican los trabajos del premio departamental del periodismo guajiro que patrocina la multinacional Cerrejón. Y siempre este decano sanjuanero del periodismo guajiro con la sencillez y la humildad que lo caracteriza ha presentado sus trabajos en el premio departamental de la empresa minera.

Hermes Francisco Daza es un quijote de las lides periodísticas de su San Juan del alma, allí de manera ininterrumpida edita y dirige la Revista del Festival Nacional de Compositores y también la Revista que saca al aire los 24 de junio, con ocasión del día patronal de su pueblo San Juan Bautista. Allí se nota la finura, la textura no solo de sus crónicas, sino de sus colaboradores para entregar al público un trabajo con calidad y con armonía entre lo descrito y lo acontecido. Felicitaciones, mi apreciado Hermes Francisco, por su aporte al periodismo guajiro.