Hijo pródigo nuevamente a su casa

En mi caso personal, debo darle la gracias a Dios porque a pesar de esta situación del contagio ha permitido un regreso del hijo pródigo nuevamente a su casa, después de estar comiendo en porquerizas ajenas algarroba, donde no encontramos los que buscábamos; es bueno volver nuevamente consciente de que el mejor lugar que se puede estar es nuestra casa; hoy damos Gloria a Dios, después de tantas cosas en el mundo, nada encontramos, fue un tiempo perdido; hoy somos verdaderamente consciente de que nuestro Padre Celestial existe, porque lo hemos visto de muchas formas; hoy al sentirnos en sus brazos, en su casa, comer de su alimento espiritual, hoy somos otro en consciencia, pensamiento y propósito en esta vida, hoy ya sabemos cuál es nuestro trabajo a realizar, el mundo debe saber la verdad la única verdadera que existe y saber algo importante que en esta vida solo existe una Nación, que no fue creada bajo las sangres de hombres o intereses particulares de gobernantes.

Es una Nación que siempre ha existido, existe y existirá; porque no es Nación material, es  una Nación espiritual; no se nos olvide, nosotros somos seres espirituales que este mundo nos transportamos en cuerpo materiales, con un propósito o misión espiritual; pero también debemos ser consciente de que existe seres espirituales que la usurpan porque como nosotros los hombres también por intereses personales, también sueñan con ser gobernantes de naciones materiales y espiritual.

El Señor me mostró hace mucho tiempo mediante una película llamada Noé, la cual vi llevado por la voz del pastor a su oveja, aunque estábamos lejos de él por nuestra inconsciencia al ser arrastrado por lo que nos vende en esta vida, para mí asombro en esa película vi algo que me mostró el Señor que me estremeció grandemente: “vi que mientras los hombres se peleaban el poder terrenal solo se veía conflictos, vi a la gente cómo se entregaban a los placeres, como andaban angustiados en sus problemas y necesidades y se batían igual que las rapiñas por un pedazo de la putrefacción, yo observaba que mientras los hombres estaban entregados a esto, Noé se preparaba para lo que verdaderamente era real, la verdad; estabas a horas del final de este mundo; hoy veo que este mundo está sucediendo algo parecido, mientras los hombres están entregados a sus intereses, placeres del mundo que nos han construido, no está buscando a Dios como Noé”; lastimosamente en esos momentos mi inconsciencia era grande, estaba enfermo, ciego por los intereses de este mundo. Hoy entiendo que las buenas nuevas de Jesús no son un evangelio o religión, son las últimas noticias del Decreto del Gobernante de esa Nación espiritual, llamada el Reino de los Cielos, la última reforma del Manual de funciones de la vida.

Le doy gracias a Dios por dejarme entenderlo y quitarme el velo a mis ojos, a mi consciencia, a mi corazón y a mi espíritu, también le pido que a ti que está leyendo este mensaje también te quite ese velo que no nos deja ver, le pedimos que su bendición siempre sea con nosotros siempre.