Historia de la música vallenata – Provincia de Padilla

La Guajira dividida culturalmente en Alta Guajira o Guajira Arriba como dice el compositor Rafael Escalona en la canción ‘El Almirante Padilla’, etnia de los wayuú, descendientes del Amazona llegaron a La Guajira por Venezuela y el Sur de La Guajira provincia de Padilla territorio poblado por la etnia Chimilas Valle del Cacique Upar; a los wayuú les gustaban en su cultura lo ritos, las danzas y la artesanía y a los chimilas les gustaba mucho la música inventaron el carrizo, la flauta del palo caña brava para sacarle melodía; también inventaron la guacharaca instrumento de fricción para la percusión; los negros africanos llegaron a Colombia en el siglo XVI a Santa Marta y a Riohacha traídos por los españoles como esclavos, huyeron buscando la libertad y para no dejarse castrar en su cultura, con la huida se volvieron cimarrones, se escondieron en los pueblos cercanos a Riohacha Norte de la Provincia de Padilla.

Los negros inventaron el bombo (en reducción la caja) los indios le dieron la protección; otra posesión el asentamiento de la dominación española; entonces el nacimiento de la cultura vallenata se dio gracias al encuentro de las tres razas (indios chimilas, los europeos en su mayoría españoles y los negros dice el libro Historia Musical del Siglo, recopilación de grandes investigadores de la música vallenata.

De esta unión algo bueno tenía que salir (El hombre Vallenato) libros Cultura Vallenata de Tomás Darío Gutiérrez, escritor investigador de la Cultura Vallenata y la Gran Nación Chimila, de Azael de Jesús Ramírez, escritor investigador de la cultura.

La Provincia de Padilla, territorio de hermosos paisajes, marcó sus límites por sus accidentes geográficos, pero más por su cultura; límites de la Provincia de Padilla: Norte con Riohacha y pueblos cercanos Galán, San Martín (Machobayo) Treinta, Tomarrazón, Moreno, Barbacoas, Munguí, Sur: municipio de la Paz y Norte de Valledupar; este: Serranías del Perijá y República de Venezuela y oeste: Pueblo del Cesar y las estribaciones de la Sierra Nevada.

Llegada del acordeón a Colombia: La entrada del acordeón a nuestro país llegó por primera vez a las Costas del Caribe; La Guajira fue la puerta de entrada por el puerto de Riohacha en el año fiscal (1.869-1.870) de acuerdo a los datos de importación legal. archivos de Santa Marta (fuentes primarias), en esa época no se tenía evidencia del contrabando, del libro ‘Acordeones, cumbiambas y Vallenato del Magdalena Grande’, autor Joaquín de la Hoz Viloria, investigador de la música vallenata. ‘Historia Musical del Siglo’ dice: Que el acordeón llegó al puerto de Riohacha, después del año 1850 y antes del año 1880; todos estos investigadores están de acuerdo que su ingreso se realizó por La Guajira y que para 1885 existía el canto vallenato con sus modalidades peculiares; los estudiosos del tema explican que el acordeón no cogió para la Alta Guajira debido a la existencia de un núcleo indígena que disponía de instrumentos musicales propios, no les interesó el acordeón instrumento foráneo.

Por eso el acordeón siguió su camino para el sur de La Guajira, buscando su cuna la Provincia de Padilla y hacia la región de las antiguas Provincia del Magdalena Grande. Vallenato Primitivo pueblo raso, el vallenato se propagó como el bostezo de boca en boca, pasión musical de los viejos juglares trovadores errantes que andaban de pueblo en pueblo tocando y cantando como dijo el maestro Rafael Escalona.

El acordeón inventado por los alemanes para que se defendiera por si solo en el mundo musical por el cual se creó sin percusión como el bandoneón en Argentina a medida que fue avanzando el tiempo el vallenato se fue perfeccionando buscando su identidad propia, elementos de la música (melodía, armonía y ritmo) instrumentos típicos (acordeón, caja y guacharaca) para mi concepto el acordeón tuvo la necesidad de otro elemento de la música llamada ritmo o percusión; combinación musical: melodía y armonía lo hace el acordeón y su acompañamiento, el ritmo la percusión, la caja y la guacharaca.

Esta necesidad hizo que se unieran los tres hermanitos inseparables trifonia vallenata (acordeón, caja y guacharaca); dice el investigador Joaquín de la Hoz Viloria que se unieron en el año de 1890 a traves de la cumbiamba (hoy parranda madre del folclor); el vallenato puro tradicional no puede perder el vínculo con sus raíces por mucho que se modernice. Tomás Darío Gutiérrez dice: “El futuro del vallenato está en el pasado”.