Historial de ‘El Bogotazo’ de 1948

Antes de entrar en contexto, quizás resulte congruente aclarar de antemano la manera en que están calificadas y cualificadas las tesis de grado en Colombia y en algunas otras partes del mundo. Esas calidades y cualidades, en orden de importancia, son: Aprobadas, Meritorias y Laureadas, en que para que resulte laureada es requisito sine qua non que mediante ella su autor descubra algo que para el mundo científico resulte desconocido o novedoso, algo que es muy difícil de lograr. Esta especie de introducción tiene su razón de ser en virtud de que al comienzo de lo que sigue de aquí en adelante se hará mención de una tesis laureada que obtuvo en Roma el personaje central de la presente crónica. Se trata de Jorge Eliécer Gaitán Ayala.

Jorge Eliécer Gaitán Ayala nació en Bogotá en 1903. Pertenecía a una familia humilde. Cursó sus estudios primarios, secundarios y universitarios con muchas dificultades económicas. Al final de la jornada se graduó de abogado en la Universidad Nacional de Colombia, mediante una tesis Meritoria sobre “Las Ideas Socialistas en Colombia”, y luego se especializó en la Real Universidad de Roma, Italia, de “Doctor en Jurisprudencia”, con una tesis Magna Cum Laude, lo que traducido al idioma español, significa que fue considerada por los jurados de la misma como Laureada, cuyo título corresponde a “El Criterio Positivo de la Premeditación”, llegando a convertirse en uno de los mejores jurisconsultos de Colombia.

Pertenecía al Partido Liberal. Era de ideas izquierdistas con tendencia al socialismo, lo que lo convirtió en una piedra en el zapato, no tanto para su propio partido, sino para el Conservatismo y, en general, para la clase plutocrática de esos dos partidos tradicionales; como consecuencia de esas ideas, fue considerado a nivel nacional y de Estados Unidos de Norteamérica como socialista, con tendencia a dar un giro hacia el comunismo, cuando ser adepto a esas ideologías era un pecado de lesa humanidad.

Su fama como abogado y como político la adquirió durante la masacre ocurrida en la Zona Bananera del Magdalena en 1928, durante la presidencia del doctor Miguel Abadía Méndez, en ocasión de una defensa aguerrida a favor de los trabajadores huelguistas de la trasnacional United Fruit Company, así como por las ‘monstruosas’ marchas de Las Antorchas, realizada el 11 de julio de 1947, y la de El Silencio, el 7 de febrero de 1948, entre muchas otras, todas ellas en contra del gobierno, presidido a la sazón por el antioqueño Mariano Ospina Pérez, del Partido Conservador, y del abuso de autoridad de la Policía Política, conocida en ese entonces como la “Popol”.

A pesar de sus ideas izquierdistas recalcitrantes, en el año 1945 fue candidato presidencial disidente de una facción del Partido Liberal para el período 1946-1950, enfrentado al candidato conservador Mariano Ospina Pérez y a Gabriel Turbay, de la otra facción del Liberalismo oficial, nominado intencionalmente este último por la clase oligárquica de ese partido.

Los principales adeptos de Gaitán eran la clase obrera, los estudiantes de ideas de avanzada, los campesinos, los lustrabotas, las prostitutas y, en general, la clase humilde de toda Colombia, principalmente la de Bogotá. Al final, el triunfador fue Ospina Pérez, que, de haberse ido unido el Liberalismo, el ganador hubiera sido Gaitán, en virtud de que los dos candidatos liberales obtuvieron el mayor número de votos. La consigna era atajarlo a como diera lugar y de esa forma lo lograron, tal como se verá más adelante (en la Parte II).