¡Insólito…!

El anterior titular por sí solo no significa nada en absoluto y más bien contribuye a confundir a los potenciales lectores del mismo y, en el peor de los casos, es bastante posible que nadie se anime a leerlo, mientras que muchos ‘cucuriacos’ de seguro que lo harán en busca de descubrir en qué consiste lo insólito. Con el fin de concitarlos a que lo lean y descubran en dónde consiste lo extraño, se trata de dos titulares contradictorios que aparecen, en forma respectiva, en las páginas 6 y 8 del periódico Diario Del Norte, del día jueves 13 de febrero de 2020, en que el primero de ellos se titula de la siguiente manera:

“Afectaciones climáticas causan estragos: La Guajira registra 205.574 hectáreas afectadas por la sequía”, mientras que el segundo dice: “Caudal del río Ranchería aumenta más del 30% tras su paso por las operaciones del Cerrejón”. Antes de demostrar dicha contradicción, veamos enseguida unos datos radiográficos aislados atinentes a esa corriente hídrica, que, entre otras cosas, es la principal fuente del departamento de la Guajira, tal como sigue a continuación.

El río Ranchería nace en la Laguna Chirigua en la Sierra Nevada de Santa Marta, a 3.700 msnm, en jurisdicción del municipio de Dibulla, aunque algunos dicen que es en territorio de San Juan del Cesar. Desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Mar Caribe en la ciudad de Riohacha, posee una longitud aproximada de 150 kilómetros, conformando una figura semejante a una media luna al bordear las partes más bajas de ese macizo montañoso, más o menos así: inicialmente corre de norte a sur, pasando luego por un sitio denominado ‘El Cercado’, que es donde está construida la represa de su mismo nombre; más o menos a la altura de Chorreras se dirige de occidente a oriente; más adelante forma un recodo y luego se dirige hacia el norte hasta su desembocadura, en donde recibe el nombre poco común de Calancala, y de Riíto por los riohacheros. En su recorrido pasa y/o le sirve de límites a 9 de los 15 municipios del Departamento, sin tocar territorio de otro departamento.

En La Guajira, y, en general, en la Costa Atlántica, existen tres regímenes climáticos: Durante los meses de diciembre, enero, febrero y parte de marzo predomina un verano intenso con una sequía prolongada, época en que su caudal se disminuye ostensiblemente, y, por la falta de precipitaciones pluviales, los pastos se secan completamente, presentándose en consecuencia, una gran mortandad de ganado vacuno y de otros animales domésticos. El 22 de marzo entra la primavera con lluvias más o menos abundantes durante abril y mayo, sobre todo en la Sierra Nevada. Desde allí en adelante hasta finales de noviembre se presenta el invierno, en que los meses más lluviosos son los de septiembre, octubre y noviembre.

Durante el verano, que es, precisamente, cuando el caudal llega a su mínima expresión de sequía, los ganaderos y los arroceros de Distracción y de Fonseca sienten un gran ‘respiro’, en virtud de que por fuerza mayor presionan al máximo para aumentarle el caudal al río mediante de la apertura parcial y controlada de la compuerta principal de la Represa. De modo pues que esa es la única forma posible en que el caudal aumenta un poco más del 30% y no por lo de las operaciones de las minas de El Cerrejón.