Jineth Bedoya: periodista valiente

¿Qué se puede pensar al encontrar en una librería una obra con el título ‘Te hablo desde la prisión’? Es normal relacionar ese libro con la expresión que lanza un cantante al comienzo de una canción de salsa: “¡Oye! Te hablo desde la prisión. Wilson Manyoma”. La lectura de ese libro, de título engañoso, produce escalofrío por lo patético y reafirma la conocida expresión: “La realidad supera a la ficción”.

El libro fue escrito por Jineth Bedoya. La periodista sigue sosteniendo que su vil atropello fue ordenado por un general de la Policía colombiana. ¿Se puede confiar en las autoridades de nuestro país? En su momento se las relacionó con la muerte del humorista Jaime Garzón. Además, se dice que cuando García Márquez salió apresuradamente para exiliarse en México, un alto oficial del ejército expresó: “Se nos escapó el costeñito ese”. Por el hecho que denunció Jineth Bedoya, la Corte Internacional de Derechos humanos falló en contra del Gobierno, que hace unos días se vio obligado a pedir perdón públicamente.

Hay historias de esas que abundan en nuestro país pero no se dan a conocer, por varios motivos. Uno de ellos: la persona vejada prefiere no dar a exponer su tragedia porque eso significa revictimizarse ante una sociedad que alimenta su morbosidad con los padecimientos del prójimo. Otro motivo para el silencio del agraviado es el convencimiento de que la justicia en Colombia es inoperante, por decir lo menos. Frente a estos factores negativos, mejor callar.

La periodista Jineth Bedoya decidió contar un episodio que comenzó cuando tenía veintiséis años y se disponía a realizar una entrevista en una de las cárceles bogotanas. Ni siquiera logró entrar al penal. Fue secuestrada, violada y amenazada por delincuentes que con premeditación realizaron con ella las peores aberraciones. Finalmente, fue encontrada desnuda y casi muerta. Bedoya no descansó hasta verlos judicializados. Ella se ha convertido en defensora de los derechos de la mujer no solo en Colombia sino en el mundo. La agresión a Jineth ocurrió en el 2000 y todavía recibe amenazas de muerte. Por eso expresa con pesar: “En mi caso solo ha habido dos sentencias. Los autores intelectuales no han sido castigados y no creo que lo hagan porque es gente muy poderosa”.

En octubre del 2019 Hillary Clinton y su hija Chelsea lanzaron “El libro de mujeres tormentosas: historias favoritas de coraje y resiliencia”. En esa obra se incluye el nombre de Jineth Bedoya, quien desde hace varios años lidera su propia lucha con el título “No es hora de callar”, en defensa de los derechos de la mujer.

La campaña de Jineth Bedoya ha apoyado a más de 6000 mujeres víctimas y sobrevivientes de violencia sexual en el país. Debido a esta labor logró que por decreto presidencial se estableciera un día nacional para dignificar a quienes han padecido violencia sexual. Entre los reconocimientos obtenidos por Jineth Bedoya están: Premio Mundial al Coraje Periodístico. Premio Democracia y Paz de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos. Premio de Periodismo Anna Poitkovskaya. En el 2013 fue reconocida en Londres como una de las 100 periodistas más influyentes de las que cubren guerras y violencia en el mundo. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) le otorgó el Gran Premio Libertad de Prensa 2019. La galardonada expresó: “Siento que me han concedido el Oscar del periodismo. Ha publicado ocho libros, entre ellos: ‘Te hablo desde la prisión’, ‘Vida y muerte del Mono Jojoy’, ‘La Pirámide de David Murcia’, ‘Blanco neutralizado’, ‘Las trincheras del Plan Patriota’ y ‘Los patios del Infierno: no es ficción’.