La agenda de La Guajira en el consejo de ministros

De la mayor importancia estratégica se ha convertido para los guajiros el próximo consejo de ministros que se desarrollará en Fonseca, el 10 de julio, como consecuencia del pasado paro departamental.

Es la gran oportunidad para cantarle la tabla al Gobierno nacional sobre la focalización de la inversión pública y la deuda con La Guajira en los sectores priorizados en el Plan de Acuerdo Estratégico Departamental.

El sector agropecuario y agroindustrial, las fortalezas de la naturaleza y el medio ambiente, los recursos del mar y el océano, el turismo, las energías renovables, la explotación de los hidrocarburos costa afuera, la economía naranja, la logística y el fracking, son temas obligados en la agenda. No se trata solamente de poner sobre la mesa de trabajo la solicitud de construcción y mejoramiento de la vía primaria que une al sur con el norte de La Guajira. Indudablemente, que este escenario institucional y técnico, se convierte en la primera prueba de fuego para comprobar el liderazgo institucional del gobernador y su gabinete. Igualmente, en la gran oportunidad para que los miembros del comité del paro departamental se luzcan con unos resultados efectivos para mejorar la calidad de vida de la población del Departamento, jalonando recursos de cada uno de los ministerios que se hagan presentes.

Pero, es de gran importancia la capacidad de interlocución que tenga la región con la nación. También el desarrollo de una reunión preparatoria para seleccionar los ejes temáticos y su pertinencia. Igualmente, la selección acertada de los voceros que harán la presentación de los diagnósticos, los planteamientos estratégicos y los planes de inversión estimados, que requieren las alternativas de solución de cada escenario-problema que presenta nuestro departamento. Aquí no se puede improvisar, no podemos desaprovechar esta ocasión única y tan oportuna. La Guajira le aporta a la nación el 1,2% del PIB y el 5.7% al PIB de la región Caribe y no es justo que signamos viviendo en estas trampas de pobreza que nos consumen y nos envilecen.

Desde luego, entonces que le corresponde a este departamento con la tasa de retorno en inversión social, conjurar el estado de cosas inconstitucionales decretadas por la corte constitucional después de la verificación que hizo, concluyendo que aquí no hay garantía de los derechos fundamentales. Así mismo, conjurar del mismo modo, la crisis humanitaria, fiscal y financiera y de superpoblación por la alta tasa de inmigrantes venezolanos. La Guajira requiere diversificar y modernizar los sistemas productivos en los municipios de San Juan del Cesar, Distracción, Fonseca y Barrancas, fomentando las inversiones, aumentando el empleo y la generación de ingresos con la construcción de los distritos de riego San Juan y Ranchería. La nacionalización de la Universidad de la Guajira, hasta convertirla en un ente autónomo del orden nacional, es otra de las prioridades que demanda el Departamento para garantizar la estabilidad académica a más de 14.000 estudiantes.

Asimismo, la devolución de los tres sectores intervenidos por el Gobierno nacional: salud, educación, agua potable y saneamiento básico, se constituyen en una prioridad para recuperar la autonomía y generar mejores oportunidades de trabajo e ingresos. El departamento de La Guajira requiere, además, el fortalecimiento y modernización de la red hospitalaria, con recursos financieros para saneamiento de pasivos, inversión y mejoramiento de la gestión administrativa.

De igual forma, el fortalecimiento de la infraestructura turística para impulsar a La Guajira como el destino turístico de mayor crecimiento en el país y la naranja para exprimir, esperando que haya un interés evidente del Gobierno nacional en fortalecer el turismo para dinamizar la economía y reducir así la dependencia de la minería, que ya inicia su fase final con el plan de cierre del Cerrejón. Asimismo, se requiere que el Gobierno central apoye a La Guajira, para que la entidad territorial reciba por lo menos el 6% de la energía eólica o solar generada en su territorio como compensación por la utilización de los vientos y la luminosidad del sol.

Asimismo, el gobierno debe considerar un nuevo proyecto de ley, donde le ceda a la Gobernación el 50% de la sobretasa de Acpm que hoy en día va a engrosar el fisco central.

Finalmente, La Guajira demanda que se le asigne recursos de inversión al Conpes 3944, aprobado el 4 de agosto de 2018. El documento contiene las estrategias para el desarrollo integral del Departamento y sus pueblos indígenas, el cual no debe quedarse como un catálogo de buenos deseos.