La agroindustria, un reto de todos los tiempos

La alimentación y el cuidado de la salud son fundamentales para los seres vivos, son los pilares sobre los que el hombre se ha construido, pues se complementan, sin alimentos no hay salud y con la salud la humanidad ha podido permanecer, desarrollarse y crecer. Ocupando los espacios que hoy cubre el hombre en lo social, cultural, tecnológico, convirtiéndonos en lo que hoy somos.

Lo más básico es la alimentación, alrededor de esta actividad es donde el hombre hace la diferencia con relación a los demás seres vivos, por su inteligencia y disposición corporal ha desarrollado lo que hoy conocemos como agroindustria, que no es más que la integración entre la agricultura y la industria, pues el ser humano desde que empezó a ser sedentario y conformar grupos sociales, desarrolló la agricultura para satisfacer su necesidades básicas de alimentación, conservar los alimentos y sacar mayor provecho de ellos, dando paso a lo que hoy conocemos como industria. 

Es importante recordar que ambos procesos: el agrícola y el industrial, tienen milenios, su desarrollo fue lento, pero en las últimas centurias esta integración ha sido vertiginosa, es más dinámica por todo el soporte tecnológico y de investigación que hay en estos sectores, permitiendo que la agricultura y la industria se integren de una forma clara bajo el concepto de agroindustria.

En nuestro país hay dos sectores que generan muchos empleos, el primero es el estado y todo su aparato burocrático administrativo en los sectores de la rama pública, judicial, salud, servicios públicos y entes de control; el segundo es la agroindustria, esta última es la que genera bienes reales y soporta toda la economía de una región, de una nación.

Al rescatar esta realidad, resaltando los beneficios de tener una agroindustria fuerte, que cuente con el respaldo en especial del estado y del sector financiero, recordando que la agroindustria es un reto de todos los tiempos, donde el primer paso, la agricultura, debe tener el acompañamiento de recursos básicos como servicios públicos, vías de acceso, financiación, acompañamiento en la siembra – recolección – disposición de sus productos para sus consumidores o industria que las requiera. Hoy con la situación mundial de riesgo a la salud, es prioritario garantizarles servicios de salud que consideren todos los protocolos necesarios para garantizar que el agricultor pueda cumplir con su trabajo, de manera segura y dentro de un ambiente de equidad y valoración. 

Con este primer paso garantizado, los procesos agrícolas contaran con los recursos básicos para operar, pues habrán materias primas, pero también se requerirá el apoyo de todos para que se pueda transformar estas materias primas en productos finales para consumo, que igual que la agricultura y en un ambiente de ciudad necesita financiación, transporte, leyes que la protejan, y construir toda una nueva cultura de salud industrial, empresarial que proteja a sus empleados, colaboradores, a las empresas de servicio y a toda la cadena productiva agroindustrial.

Por lo expuesto, se afirma que la agroindustria es un reto de todos los tiempos, que requiere el apoyo decidido para que continúe operando, entregándonos sus productos para nuestra supervivencia, incluyendo el soporte de cuidados a la salud para que su productividad, estabilidad y crecimiento se garantice. Aunque este reto se agudice con la situación actual mundial, está en todos nosotros apoyar como productores o consumidores al mejoramiento de estos procesos, al final todos hacemos parte de esta gran cadena agroindustrial.