La Biblia ofrece guía moral y espiritual

Por Jesualdo Fernández Valverde

La Biblia es el libro más importante del mundo por excelencia, tiene doble origen: humano y divino; escrito en el lenguaje de los hombres y divino en la palabra de Dios, para trasmitir al hombre un mensaje de salvación abordado por los caminos del bien. Ella se centra en la educación moral y espiritual, nos ayuda a entender lo que es la justicia, la honestidad, la igualdad y la libertad, principios constitucionales para una vida digna y plena y enseña a vivir bien.
La Biblia es una colección de varios libros que la Iglesia considera escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo, que contiene la palabra de Dios y continúa dirigiendo a todos los hombres y las mujeres de la tierra. Para leer la Biblia hay que concentrarse en lo divino, ella descubre la presencia de Dios en todas sus partes, habla de la moral y el derecho como norma fundamental de convivencia humana, clama contra las injusticias sociales, contra la inmoralidad pública, libro defensor de los derechos humanos, regla de oro, comportamiento frente a los demás, columna vertebral del tema del amor y la justicia, y manifiesta que si hay impunidad, no hay justicia y si no hay justicia no hay paz.
Introducción de la Biblia: La Biblia es la historia de la liberación del hombre porque proclama la justicia como el deber primordial en las relaciones humanas escritas para todos los tiempo, capaz de dar solución a los actuales acontecimientos históricos; lo que la Biblia dice lo estamos viviendo; está escrita no solo para creer en ella, sino para vivirla, practicarla, para encarnarla en las realidades en que el hombre de hoy está inmerso en sus errores para dar repuesta a los problemas que lo agobian. El fin último de la Biblia es establecer la normatividad para lo que debe regirse en las relaciones mutuas entre los hombres, la moral y la democracia de todos los pueblos; también habla de las sagradas escrituras y de los diez mandamientos de la Ley de Dios principios de las leyes positivas del hombre como preceptos del derecho.
Es el libro más difundido de la historia de la humanidad. Su cultura, su arte, su literatura y su lenguaje no pasan de moda. En cuanto a la cultura es merecedora del primer puesto como consejera en el saber humano, desde hace más de tres mil años, su sabiduría está probada en el correr de los tiempos ella explica por qué hay guerra, por qué hay hambre, por qué hay desigualdad social, por qué hay corrupción, por qué hay sufrimiento, propicia los valores de convivencia, nos habla del camino del bien y del mal. En la revelación todo lo que la Biblia dice se está viendo por lo tanto no es letra muerta, habla de la lucha por el poder en la política y la democracia enferma en estos momentos de efervescencia y calor donde la corrupción moral está institucionalizada; estamos viviendo los desajustes de las instituciones y la inseguridad jurídica. Es importante leer la Biblia, responde a las preguntas más importantes sobre la justicia, el derecho, la moral y la ética, dice que el derecho positivo del hombre viene del derecho natural; aconseja y ofrece ayuda al ser humano y dice que hemos venido a este mundo a estar juntos y a vivir en paz.
Reflexiones: Hay que leer la Biblia, para dedicarle más tiempo a Dios.