La camisa del Cacique

Para  muchos  el  oficio  de taxista  es  algo  de  menos valía, y por eso los insultan, ofenden y a veces les pagan lo que se les viene en gana, para nosotros los artistas no, ellos son  nuestros buenos aliados, nos prestan el servicio con gusto, y saben de  vallenato,  el  oficio  del taxista lo comparo con el de los  bomberos  que  apagan fuego  y  son  considerados héroes, los taxistas ayudan todos los días a personas a cumplir horarios y compromisos, a veces salvan vidas de gente infartadas llevándolos a las clínicas a tiempo, etc.

Hace un tiempo atrás conocí a un taxista de nombre Leonardo  Montalvo,  él  me contó:  yo  fui  el  taxista  de confianza de Diomedes Díaz por espacio de dos años, un día de tantos me mandó a entrar a su habitación y me sorprendió con una camisa, era  una  Versace,  original italiana,  la  cual  conservé por mucho tiempo como una reliquia, pero por crisis económica la puse en subasta, a  través  del  periódico  El Tiempo,  me  salieron  decenas de ofertantes, me incliné por un comerciante, fue el que más me ofreció; siete mil quinientos dólares que en ese tiempo al cambio sumaban tal vez trece millones de pesos, eso fue en el 2016. 

El hombre me dijo: yo tengo una cadena de restaurantes y viajo al exterior, guárdame la camisa, voy cierro un negocio y me dices donde te consigno la mitad del dinero y nos encontramos en Cartagena,  me  das  mi  camisa, yo te entrego el resto, pero en la semana siguiente, salió la noticia en el Perió-dico: asesinado comerciante en México, tomé el periódico y  comparé la foto del perió-dico con la que yo tenía en mi celular y era el mismo; realmente sentí mucho dolor por el señor y desencanto con el negocio. 

Mis  apuros  siguieron  y tuve que aceptar al que insistía llamándome, me ofrecía un millón de pesos, pero no podía viajar a Bogotá, él no podía venir y me dijo: no le puedo girar la plata, porque ¿quién me garantiza que usted me manda la camisa? Y yo le dije; no le puedo enviar la camisa porque ¿Quién me garantiza que usted me va girar  la  plata?  Entonces pensé en mi prima, y claro ella con gusto dijo que sí, le

mandé la camisa y el hombre al recibirla; no solo le dio el millón de pesos si no que le dio $50 mil de más porque se enamoró de mi prima; ella tomó el millón de  pesos  para  celebrarle los quince años a su hija y para mi consuelo me mandó un álbum de fotos de la fiesta de su hija y fue tan fuerte el asunto, que sufrí una enorme depresión porque esa fue la ganancia que tuve de la camisa del Cacique.