La conciliación busca soluciones no culpables

La conciliación es un mecanismo de solución de conflictos por acuerdo de las partes por medio de un particular en su condición de conciliador; los conflictos son una diferencia entre dos partes, cuando los intereses no están de acuerdo del uno con el otro; importante en la conciliación es la armonía que evita la diferencia entre dos personas.

Según el ordenamiento jurídico Colombiano, el concepto de conciliación extrajudicial es un mecanismo alternativo para la resolución de conflictos llevado a cabo previo el proceso jurisdiccional, se encuentra establecida en la ley 640 de 2001 con las clases de conciliaciones: judicial, si se realiza dentro de un proceso judicial y extrajudicial si se realiza antes o por fuera de un proceso judicial; extrajudicial se denominara en derecho cuando se realiza a través de los conciliadores de centro de conciliación o ante autoridades en cumplimiento de funciones conciliadoras y en equidad cuando se realiza ante conciliadores en equidad.

El nuevo Código General del Proceso actualiza la competencia, requisitos de los centro de conciliaciones y de los notarios; el decreto 2677 de 2012 por el cual se reglamentan algunas disposiciones del nuevo Código General del Proceso (C.G.P) de conciliadores en insolvencia ante los jueces de la república; el tiempo de concurrencia de conciliación extrajudicial es de tres meses siguientes a la presentación de la solicitud, se puede prolongar el tiempo de acuerdo a la voluntad de las partes, hasta que llegue el acuerdo conciliatorio.

La ley 640 de 2001 establece en la conciliación extrajudicial como requisito de procedibilidad en los asuntos susceptibles de conciliación civil, familia, comercial, administrativa y laboral; ámbito jurídico la ley de la conciliación establece en la conciliación extrajudicial como requisito de procedibilidad, derogado en la nueva ley 1487 de 2011, fecha en que entró en vigencia el Código de Procedimiento Administrativo de lo Contencioso Administrativo.

La Ley de la conciliación está amparada en el artículo 116 inciso tercero de la Constitucional del 1991, que dice: Los particulares pueden ser investidos transitoriamente de la función de administrar justicia en la condición de conciliadores y en la de árbitros habilitados por las partes, para proferir fallos en derecho o en equidad en los términos que determine la ley; por lo tanto la conciliación es un equivalente jurisdiccional que en vez de dictar sentencia en juicio ante un juez de la república, se hace por acta que también hace tránsito a cosa juzgada ante la ley; la conciliación, mecanismo alternativo para administrar justicia, donde no se condena ni se absuelve, no hay ganadores ni perdedores, sino que todos ganan; lo importante es que se administre justicia, aquí hay perdón hacia el culpable para buscarle solución al problema, lo que se busca en la conciliación es el camino de la paz dentro de las alternativas que tiene el ciudadano en común y corriente para resolver sus conflictos, ante la evidente dificultad e impotencia del aparato judicial en la atención y resolución de los problemas, para descongestionar los despachos judiciales.

Reflexiones: La vida es de relaciones de acuerdo o desacuerdos, si hay desacuerdo tratar de solucionarlos, lo importante en esta vida es no pelear, hay que dialogar para llegar a un acuerdo, “la mejor pelea es la que no se hace”.